Ventajas y desventajas de los pagos en línea

Gracias a la tecnología, podemos realizar muchas actividades sin importar donde estemos y, una de las funciones que más aprovechamos, es pagar servicios en línea.

Si aún no te animas a utilizar este método de pago, te contamos sus pros y contras.

Ventajas y desventajas de pagar servicios online

Pros

Empecemos por el lado bueno de los pagos digitales.

  • Puedes hacerlos en el momento que quieras. El beneficio principal de esta tecnología es la comodidad. El poder hacer transacciones desde tu celular facilita el pago de créditos, servicios u otro trámite, sin importar donde te encuentres.
  • Mayor seguridad. Aunque los servicios bancarios en general son seguros, con una tarjeta digital puedes incrementar la protección de tu dinero gracias a los códigos o CVV dinámicos.

Este tipo de control evita que tu tarjeta sea clonada o que la utilicen en caso de robo. Además, te evitará tener que cargar grandes montos de efectivo.

  • Soporte y atención al cliente. Con los pagos digitales también tienes derecho a recibir una devolución o cambio por algún producto defectuoso, por lo que no debes preocuparte en caso de algún problema.
  • Control de finanzas personales. Con las apps de finanzas, puedes llevar una mejor organización de tu dinero y revisar de forma más sencilla e inmediata en dónde has gastado más o si hay algún movimiento sospechoso que debas reportar.

Asimismo, te permiten programar el pago de servicios en línea para que no te atrases en tus recibos de agua, gas, luz, internet o predial.

  • Crear un historial crediticio. Hacer compras online con una tarjeta de crédito te ayuda a mejorar tu historial crediticio y, por ende, disfrutarás más adelante de beneficios como una menor tasa de interés al solicitar préstamos.

Contras

Pero no todo es color de rosa al pagar servicios en línea. Las desventajas más comunes son:

  • Intermitencias en el servicio. La digitalización no es perfecta, por lo que, aunque no es común, se pueden presentar errores de conexión que te impidan hacer transferencias o recibir dinero en línea.
  • Comisiones bancarias. En algunas ocasiones, el uso de pagos digitales podría ocasionar el cobro de comisiones por el servicio. Sin embargo, se ha expandido tanto su uso que es raro encontrar este tipo de casos.
  • Saber cómo usarlo. Si bien los pagos digitales son fáciles de utilizar, pueden ser desafiantes para las personas que no están familiarizadas con la digitalización, como los adultos mayores.
  • Disponibilidad. Pese a que la digitalización se ha extendido a partir de la pandemia, aún hay personas que no tienen acceso a los servicios financieros electrónicos. No obstante, cada vez surgen más plataformas y aplicaciones gratuitas o de bajo costo que buscan que más personas adopten estos servicios.

Al final de cuentas, poder pagar servicios en línea es un beneficio que facilita nuestra vida cotidiana y le da mayor seguridad a nuestro dinero. ¿Tú ya aprovechas al máximo este tipo de servicios?

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)