4 errores muy comunes al tener una tarjeta de crédito

Si ya sabes cómo solicitar una tarjeta de crédito, y cuentas con la libertad de comprar lo que desees con ella, significa que también tienes la responsabilidad de usarla de forma segura.

Presta atención a estos cuatro puntos, que detallan lo que deberías evitar al emplear tu tarjeta de crédito (TDC).

4 errores a evitar cuando utilices tu TDC

Tenlos siempre presentes, pues podrían marcar la diferencia entre unas finanzas saludables y unas más difíciles de gestionar.

1. Gastar demasiado (y por eso no poder pagar a tiempo)

No pierdas de vista el límite de tu línea de crédito y los ingresos que recibes cada mes, pues ambos se balancean el uno al otro.

Porque sí, puede que tengas una línea de 15,000 pesos, y que te la gastes completa en un mes al comprar algún artículo de valor.

Sin embargo, si recibes una nómina de 20,000 pesos, deberás pagar otras necesidades (facturas del agua, luz, internet, e incluso la renta), y te verás con la obligación de pagar el monto mínimo o postergar el pago de tu TDC debido a que ya no te alcanza.

Esto, a su vez, podrá generarte multas e intereses moratorios. Mejor evita gastar demasiado y generar un desbalance en tus finanzas.

2. Prestar tu tarjeta a familiares o amigos

Puede que ellos no sepan cómo tener una tarjeta de crédito, y guiarlos no está de más.

No obstante, perder tu TDC de vista incrementa las posibilidades de que la clonen o roben sus datos, o que la persona a la que se la prestaste se exceda sin querer del límite de la línea de crédito y afecte el balance de tus gastos.

Aunado a esto, es posible que les pidan comprobar su identidad o la firma del titular de la tarjeta, lo cual complicaría las cosas. Mejor que la TDC se quede en tus manos.

3. Utilizar los datos de tu tarjeta física al comprar en línea

Una vez que selecciones tus productos en el comercio electrónico y procedas a hacer el pago, ¡espera!

En vez de introducir los datos que muestra tu tarjeta física, busca la versión digital de tu tarjeta en tu Banca en Línea o en la aplicación de tu banco, y obtén nuevos datos con una vigencia temporal de 5 minutos.

De este modo, la tarjeta digital generará una fecha de vencimiento y un CVV nuevo, con los cuales podrás pagar; datos que si te robaran e intentaran utilizar después, no serían válidos.

No dudes en preguntar cómo solicitar una tarjeta de crédito digital, pues esto le dará mayor seguridad a tus compras.

4. No conocer las promociones de tu TDC

Una de las grandes ventajas de contar con una tarjeta de crédito son las promociones exclusivas a las que puedes acceder.

Descuentos, acumulación de puntos y ofertas especiales debido a la temporada del año (como Black Friday o Navidad, por ejemplo); podrías tener todo esto disponible, y no saberlo porque no lo habías investigado antes.

Determina el tipo de TDC en tu poder y luego busca en el portal de tu banco los beneficios que ofrece a sus tarjetahabientes, o bien llama al número oficial de la entidad bancaria. ¡Sácale el mayor provecho a tu tarjeta!

Quizás cómo solicitar una tarjeta de crédito fue una labor de investigar y quizá hasta de acudir en persona a tu sucursal más cercana, aunque averiguar los errores a evitar al utilizarla tomó apenas un par de minutos de lectura.

Ahora, con eso en mente, sigue leyendo sobre buenas prácticas de uso de la TDC, proponiéndote mantener saludables tus finanzas.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)