audífonos para sordos 1

Todo lo que debes conocer sobre los audífonos para sordos

Los problemas de audición pueden ser, por muchos motivos, un accidente, problemas de nacimiento o por la edad porque a medida que pasa el tiempo la persona puede padecer deterioro auditivo y, por lo tanto, presentar disminución auditiva con el transcurso del tiempo. En el siguiente apartado podrás conocer todo lo que necesitas sobre los audífonos para sordos.

¿Qué son los audífonos para sordo?

Los audífonos para sordos es un terminal o dispositivo pequeño se le coloca a la persona dentro o detrás de la oreja y permite que la persona pueda recuperar parte o completamente la audición. La pérdida de la escucha es un tema muy común entre la población y puede afectar a personas de cualquier edad. De hecho, según la Organización Mundial de la Salud, indica que la sordera o discapacidad auditiva afecta a más 250 millones de personas en todo el mundo.

En el caso de presentar problemas de audición provocado por las células ciliadas que se ubican dentro del oído, un audífono puede ayudar a recuperar parte de la audición. Incluso, puede ser de utilidad en algunos casos en donde la pérdida de audición es conductiva, lo que provoca que las ondas sonoras no pueden pasar del oído externo al interno porque la persona tiene líquido en el oído o por acumulación de cerumen.

Diferentes tipos de audífonos

Es importante aclarar que para conocer cuál de los tipos de audífonos para sordos es mejor o el más adecuado, primeramente se necesita conocer el tipo de pérdida auditiva que posee el paciente, sea un adulto o un niño, además de la edad. En todo caso, te nombraré los tipos de audífonos disponibles en la actualidad:

Dispositivos retroauriculares

Se enganchan sobre el pabellón auricular con un soporte y se colocan detrás de la oreja. Dirigen el sonido amplificado al canal auditivo a través de un tubo delgado.

De conducción ósea

Estos dispositivos convierten el sonido en ondas mecánicas y las transmiten a los huesos del cráneo. Dado que el oído interno está incrustado en el hueso, puede recibir las ondas a través de él. 

Dichos dispositivos son una opción si se altera la conducción del sonido en el oído medio, por ejemplo, debido a una malformación que solo puede corregirse más tarde mediante cirugía. Otro modelo se puede fijar a la montura de las gafas o se pegan en la parte posterior de la oreja.

Implantados

Actualmente, están disponibles sistemas de dispositivos esencialmente implantados parcialmente. Una parte se usa detrás de la oreja, la otra parte se implanta en el tejido corporal. La parte externa recibe las ondas sonoras, las procesa y las transmite a la parte implantada. 

Según sea el sistema, este los transmite a los huesos del cráneo, a los huesecillos del oído o directamente al oído interno. Los llamados audífonos de anclaje óseo transmiten las ondas sonoras directamente al hueso craneal y, por lo tanto, al oído interno a través de un tornillo implantado en el cráneo.

¿Cuándo es adecuado un audífono?

audífonos para sordos 2

Si la pérdida auditiva no mejora por sí sola o no se puede tratar, un audífono puede ayudar. Sin embargo, para hacer esto, el oído interno aún debe ser capaz de percibir las ondas sonoras hasta cierto punto.

El seguro de salud generalmente cubre los costos de un audífono recetado por un médico (dependiendo del país) si la pérdida auditiva se demuestra mediante pruebas de audición. Si ambos oídos están afectados, dos audífonos tienen sentido y también se pagan. Los audífonos captan las ondas de sonido entrantes a través de un micrófono, las amplifican y las dirigen hacia el oído interno. Los audífonos funcionan con una pequeña batería.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)