Terminó exitosamente la temporada de la obra Entre sueños y flores

Terminó exitosamente la temporada de la obra Entre sueños y flores

0 31

Entre sueños y flores concluyó ayer domingo su temporada en el Teatro Sergio Magaña, obra donde se abordó a la muerte desde una perspectiva poética y estética con la colaboración de las bailarinas y coreógrafas Claudia Lavista y Lola Lince, quienes recrearon una fantasía mortuoria que devela un espacio habitado por dos mujeres en su tránsito entre la vida y la muerte, una pequeña luz que desde su interior emana el camino para conducirlas al final del umbral y encontrarse con sus seres queridos.

Inspirada en textos de Juan Rulfo y pensamientos de la cultura mexicana en torno a la muerte, la coreografía dirigida por Víctor Manuel Ruiz posee varios simbolismos que forman parte de este proceso.

Entre sueños y flores aborda un tema complejo que pocas veces se toca a fondo como la muerte; no obstante, la experiencia escénica de sus intérpretes y la mirada sagaz de su director logran convertirlo en una alegoría corpórea-poética: morir para renacer.

Lola Lince, intérprete de danza butoh, retoma al sociólogo francés Michel Maffesoli en el sentido de que “existe una diferencia abismal entre la sensibilidad trágica y la sensibilidad dramática que se hace patente en la manera en cómo los mexicanos establecemos nuestra relación con el tema, lo que nos permite vivir en el aquí y en el ahora, con respecto a otros países donde la muerte es un tema  tabú”.

Añadió: “La muerte como la vida son un misterio insondable, y son temas difíciles de platicar y de experimentar”; sin embargo, comparte que al ser originaria de Michoacán creció con la tradición ancestral de honrar y celebrar a sus muertos, por lo que desde muy pequeña enfrentó a la muerte y todo lo que conlleva: velorios, lágrimas, así como la aceptación tácita y trágica de este inevitable suceso como lo describe Octavio Paz en El laberinto de la soledad.

Lola Lince es creadora y directora de la Compañía de Danza Experimental, la cual tiene una trayectoria de más de 20 años. Sus piezas coreográficas han participado en encuentros culturales como el Festival Internacional Cervantino, el IX Festival Internacional Mujeres en la Danza (Ecuador), el Sexto Festival Barcelona Cultura ULLS (ESpaña) y el Tercer Performing Arts Festival, Japan is Here! (Hungría), entre otros. Obtuvo el galardón al Mérito Dancístico otorgado por el gobierno de Jalisco, como Intérprete con Trayectoria.

Claudia Lavista, intérprete del montaje, es bailarina, coreógrafa, maestra y gestora. Realizó sus estudios en el Sistema Nacional para la Enseñanza Profesional de la Danza. Ha recibido importantes reconocimientos como el Premio Nacional de Danza a la Mejor Intérprete 1988 y 2002, el Premio a la Mejor Bailarina y el Mejor Espectáculo de Danza del XXV Festival Internacional de Danza Lila López 2005 y el Premio al Mérito Artístico en Bento-Brail en 2001, entre otros. En 2001, la crítica especializada la seleccionó como una de las diez mejores bailarinas del siglo XX.