Parlamento británico dice ‘No’ al divorcio sin acuerdo con la Unión Europea

Parlamento británico dice ‘No’ al divorcio sin acuerdo con la Unión Europea

0 72
Londres.- El Parlamento británico aprobó  una moción gubernamental con la que rechaza dejar -en cualquier escenario- la Unión Europea sin un acuerdo el 29 de marzo.
Los legisladores votaron 312 a 308 en favor de la Enmienda A, una propuesta presentada por un grupo de legisladores que piden al gobierno descartar una salida sin un acuerdo.
En tanto, la primera ministra británica, Theresa May, planea solicitar a la Unión Europea una extensión del plazo del Brexit que durará alrededor de dos meses.
Esto, luego de que un segundo rechazo a los planes de divorcio de la primera ministra dejó a Reino Unido en camino a lo desconocido y tras dos años y medio de negociaciones y dos intentos fallidos de aprobar su acuerdo.
La votación tiene fuerza política pero no jurídica. Un Brexit sin acuerdo podría ocurrir a menos que Gran Bretaña y la UE ratifiquen un acuerdo de divorcio o que Gran Bretaña decida cancelar su salida.
El secretario de Medio Ambiente, Michael Gove, que habló en nombre de May, que perdió la voz en los debates previos, dijo al Parlamento que decenas de miles de empresas no están preparadas para un Brexit desordenado.
El ministro de Finanzas, Philip Hammond, afirmó que podría liberar miles de millones de libras de gasto público extra o aprobar rebajas fiscales si el Parlamento evita a Reino Unido el impacto de abandonar el mayor bloque comercial del mundo sin un pacto que facilite la transición.
“Salir sin acuerdo significaría una disrupción significativa en el corto y medio plazo, y una economía más pequeña y menos próspera en el largo plazo, en comparación con la que tendríamos si nos vamos con un acuerdo”, dijo Hammond a los legisladores.
Mientras la crisis de tres años que atraviesa Reino Unido a cuenta del Brexit se acerca a su fin, diplomáticos e inversores ven cuatro opciones principales: un aplazamiento, una aprobación del acuerdo de May en el último minuto, una accidentada salida sin acuerdo o la celebración de otro referendo.
Tanto Gran Bretaña como la UE aceleraron la preparación para un Brexit “sin acuerdo”, que acabaría con décadas de legislación comercial y de viajes entre las dos partes.
Los economistas señalan que este escenario podría causar una gran agitación, ya que los controles de aduanas generarían esperas en los puertos británicos, los nuevos aranceles subirían de forma repentina los precios y aumentaría la burocracia para todo el mundo, desde camioneros a turistas.
La UE -abiertamente molesta por la continua crisis del Brexit en Gran Bretaña- aceleró los preparativos para la salida y aumentó las críticas al caos político en Londres.
“Una vez más, la Cámara de los Comunes dice qué es lo que no quiere. Ahora, este bloqueo solo puede resolverse en Gran Bretaña”, afirmó el jefe negociador de la UE, Michel Barnier.
Los socios comunitarios están igual de exasperados, empezando por Alemania, la potencia económica del bloque. Su ministro de Exteriores, Heiko Maas, dijo que “quien rechaza el acuerdo (para el Brexit) juega con el bienestar de sus ciudadanos y la economía de una forma imprudente”.
Bruselas insiste en que no volverá a reabrir el acuerdo de salida con May tras casi dos años de negociaciones.