Para la Fiscalía no habrá ni amigos ni enemigos políticos: Bernardo Bátiz

Para la Fiscalía no habrá ni amigos ni enemigos políticos: Bernardo Bátiz

0 163

El respeto a los derechos humanos y a grupos vulnerables, serán los temas principales en los que la Fiscalía General de la República enfocará sus esfuerzos en caso de que sea electo titular de dicha instancia, señaló Bernardo Bátiz, al comparecer ante los integrantes de la Comisión de Justicia.

Ayer, en sesión extraordinaria, el Pleno del Senado recibió la terna enviada por el Presidente de la República con los nombres de quienes comparecieron por la tarde ante la Comisión de Justicia para el cargo de Fiscal General de la República.

Bátiz resaltó que si es electo, en la Fiscalía no habrá ni enemigos políticos ni amigos político, habrá plenitud de la aplicación de justicia. “Vamos a ser una Fiscalía que sirva a la comunidad, a la justicia y a la verdad”.

Al exponer su plan de trabajo, Bátiz Vázquez señaló que una característica indispensable a rescatar es el carácter de buena fe que se ha ido perdiendo paulatinamente, y con ello vino el descrédito y la desconfianza de la sociedad en la impartición de justicia.

La buena fe, dijo, no se va a obtener con declaraciones. Hay que demostrar en los hechos y en la actuación diaria de la función, que se merece ese calificativo. La Fiscalía quedará liquidada porque se desprestigió, al ser utilizada de forma indebida para perseguir enemigos o apoyar amigos.

Eso no significa que los actuales colaboradores quedarán fuera de forma automática. Habrá selección, depuración y capacitación permanente de personal. Se trata de llevar ideas nuevas y frescas. Que demuestren que la Fiscalía es algo diferente. No solo un cambio de nombre, sino de fondo.

No basta, dijo, tener desplantes declarativos. Hay que trabajar para crear la nueva institución. La defensa de los derechos humanos será el eje conductor de trabajo. Además, se atenderá de forma prioritaria a los grupos vulnerables: marginados, incapacitados, menores de edad, mujeres, periodistas, persecución política.

Destacó el carácter autónomo con que operará la institución. Subrayó que en su paso por la Procuraduría General de Justicia del otrora Distrito Federal, “nunca recibí ni indicaciones, ni encomiendas, ni mucho menos órdenes de quienes estaba entonces en la jefatura de Gobierno”.

En la ronda de preguntas, la senadora Lucia Trasviña Waldenrath, de Morena, afirmó que éste es un ejercicio democrático e histórico de gran valor para la nueva etapa que vive el país.

Preguntó al candidato si estaría dispuesto a lograr convenios para la procuración, prevención y administración de la justicia en conjunto con los estados. Ello, con independencia en la materia del fuero común y federal.

El senador Damián Zepeda, del PAN, dijo que el sistema de procuración de justicia está colapsado, ya que hay índices de impunidad por encima del 90 por ciento y 30 millones de delitos a escala nacional.

En caso de ser elegido, inquirió: ¿Podría garantizar la autonomía e independencia de la Fiscalía General de la República, tomando en cuenta sus antecedentes político- partidista? “Se busca que no tenga una subordinación. Sí una coordinación. Y un actuar independiente del Poder Ejecutivo”, le espetó.

La senadora Claudia Ruiz Massieu, del PRI, por su parte, refirió que se han aceptado de manera nominal los principios del sistema acusatorio, pero en la realidad no ha habido consistencia en el cambio de paradigma de los métodos de investigación y la integración de carpetas, pero se ha vulnerado el principio de presunción de inocencia y el de debido proceso.

Lo anterior, señaló, ha propiciado el regreso de una tendencia al castigo con prisión en detrimento de la mediación y los mecanismos alternativos. Preguntó ¿cuáles son los retos para la instrumentación y aceptación social del nuevo sistema acusatorio?

Por Movimiento Ciudadano, el senador Samuel García Sepúlveda interrogó: ¿Cuál será la relación del Fiscal con los cuatro fiscales especializados en materia de anticorrupción, delitos electorales, derechos humanos y asuntos internos?

Agregó que en las comparecencias de los 27 candidatos para Fiscal General se presentaron perfiles que, desde su punto de vista, pueden ocupar dichos cargos. ¿Estaría dispuesto a sumar estos perfiles a su equipo?, le dijo.

La senadora Geovanna del Carmen Bañuelos de la Torre solicitó a Bernardo Bátiz que diera a conocer la estrategia para abatir el rezago de casos que tienen relación con actos de violencia “indescriptible” como la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa o con actos de corrupción como la “Estafa Maestra” y la “Casa Blanca”.

A nombre del Grupo Parlamentario del PT, la legisladora preguntó ¿cómo le hará la Fiscalía General de la República para trasladar a los hechos la política sobre el perdón y amnistía que planteó el Ejecutivo Federal?

El senador del PVEM, Eduardo Murat Hinojosa, pidió la opinión de Bátiz sobre la creación de la Guardia Nacional y si es que la actuación de las fuerzas armadas complicaría la labor del Fiscal General.

Además, cuestionó al compareciente sobre los puntos débiles o los errores cometidos en la procuración de justicia para combatir la creciente violencia en el país

Por el Grupo Parlamentario del PRD, el senador Miguel Ángel Mancera Espinosa pidió la opinión del compareciente sobre la facultad del titular del Ejecutivo Federal para remover al Fiscal General.

A su vez, el senador sin partido, Emilio Álvarez Icaza, expresó su preocupación sobre la figura de la coordinación general, que a decir del legislador no cuenta con definición precisa de facultades.

De ser electo Fiscal General, preguntó: ¿Cuáles serán las acciones para la procuración de justicia referente a la tortura, tratos crueles y degradantes; delitos de desaparición forzada y cometidos por particulares?

Bernardo Bátiz respondió que la autonomía del nuevo organismo está definida en la Constitución Política y en la legislación secundaria, pero sobre todo debe estar garantizada por la actitud personal, determinación y ética de quien esté en el cargo.

“Disfruto de la libertad que tengo, de mi opinión, y la voy a defender. Voy a actuar con plena autonomía”, sin amigos ni enemigos. Habrá justicia y búsqueda de la verdad, expresó.

Afirmó que existe un rezago en materia de procuración de justicia “de décadas”, provocado, entre otros factores, por cambios políticos y modificaciones a la legislación que definieron nuevos delitos para la atracción de la Fiscalía.

Muchos de estos casos, agregó, podrían ser resueltos con cierta sencillez, pero “se han ido complicando a través del tiempo. Será cosa de utilizar todos los medios alternativos que la nueva legislación establece” para resolverlos.

Aclaró que la aplicación de la amnistía corresponde al Poder Legislativo, con la expedición de una ley y que los legisladores determinarán si procede. “Creo que puede ser, en algunos casos, una herramienta muy importante para disminuir la presión”. Mientras que la figura del indulto está en el ámbito del Poder Ejecutivo.

Dijo que, de acuerdo con la legislación, en caso de que el Fiscal sea removido por el titular del Ejecutivo Federal podría acudir al Senado “y ustedes tendrían la última palabra. Creo que es un buen mecanismo. Tiene que haber fórmulas para mover o separar a quien no cumpla con su deber”.

El compareciente también respondió que desde la implementación del sistema acusatorio ha sido crítico, porque lo considera una imposición de la globalización, en la forma de hacer justicia. Lo que hace falta es “desenvolverlo”, capacitar al personal a escala estatal y federal. Expuso que se tiene que modificar la ley en la práctica.

Bátiz Vázquez dijo que la solución que se propone con la Guardia Nacional es una posición ecléctica que va por buen camino. La finalidad es que después de un proceso haya una policía totalmente dependiente del poder civil.

Consideró que se requiere capacitar de forma constante a quienes se integrarán a este cuerpo de seguridad. “La Guardia va por buen camino, no es la solución final, pero si es un paso para acercarnos a la solución que se necesita”, consideró.

Aseguró que se tomarán en cuenta las propuestas para afinar las funciones de la coordinación, así como recopilar y supervisar la recepción de datos de la persecución de delitos que envíe cada fiscalía.

Además, dijo, se deberá contar con la participación de la sociedad civil y se respetarán en todo momento los derechos humanos para la impartición de justicia, especialmente contra los más vulnerables.

En otro momento, subrayó que está en contra de la tortura. No puede haber una sociedad en la que se destierre la violencia si del lado del Estado hay malos servidores públicos que emplean la violencia, tratos crueles o que se prestan a detener indebidamente a las personas, a desaparecerlas. Es fundamental aclarar los casos de desaparición, como el de Ayotzinapa.

Verónica De Gyvés

En la continuidad del proceso rumbo a la elección de Fiscal General de la República, Eva Verónica de Gyves Zárate, única mujer de la terna devuelta por el Ejecutivo federal, fue la segunda en comparecer ante la Comisión de Justicia de la Cámara de Senadores.

De ser parte del sistema de procuración de justicia, la magistrada hizo efectivo desde ahora para todo el personal de la Fiscalía, la máxima juarista: “al margen de la ley nada, por encima de la ley nadie”.

Se deslindó de cualquier cargo político o partidario, pues dijo que está acostumbrada a resolver y tomar decisiones sin injerencias de ningún tipo.

La candidata tiene claro que el principal reto será obtener la confianza de la población utilizando la confianza otorgadas por la ley. “La Fiscalía General de la República representa una oportunidad para resolver la problemática del fenómeno delictivo del país, que se ha acrecentado en los últimos años”, expresó la candidata, quien de ser elegida se comprometió a cumplir el mandato normativo de la Ley Orgánica de la institución, relativa a considerar los elementos del plan de persecución penal.