Nicolás Maduro jura al cargo de presidente antre el Tribunal Supremo...

Nicolás Maduro jura al cargo de presidente antre el Tribunal Supremo de Venezuela

0 121
Caracas, Venezuela.- El Presidente de Venezuela se reeligió entre protestas de grupos opositores que cuestionaron su triunfo y el segundo mandato que concluirá hasta 2025
Nicolás Maduro prestó el jueves juramento ante el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela y dio así inicio a su segundo mandato presidencial.
Maduro comienza su controvertido su segundo sexenio con un panorama nada fácil, una creciente presión internacional y una crisis sin precedentes que ha desatado una de las mayores migraciones de la región.
Ante una treintena de magistrados y otras autoridades y con la presencia de sus pares de Bolivia, Cuba, El Salvador y Nicaragua el gobernante, de 56 años, prestó juramento en uno de los salones del máximo tribunal.
La sede de la ceremonia en el Tribunal Supremo en un hecho inédito y un abierto desafío a la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, que sostiene que la reelección de Maduro es ilegal y le advirtió que de asumir estaría usurpando el Poder Ejecutivo. La legitimidad del segundo mandato de Maduro ha sido cuestionada por la oposición venezolana y numerosos gobiernos extranjeros que no reconocen los resultados de las elecciones de mayo pasado en las que el jefe de Estado fue reelegido con cerca del 70 % de los votos.
En esta contienda no pudieron participar los principales dirigentes del antichavismo pues habían sido inhabilitados políticamente.
Por estas razones, la mayoría de los países de Latinoamérica no envió ningún representante a la toma de posesión, igual que lo hicieron Estados Unidos y la Unión Europea.
Los mandatarios de Bolivia, Evo Morales; Nicaragua, Daniel Ortega; Cuba, Miguel Díaz-Canel; El Salvador, Salvador Sánchez Cerén; Osetia del Sur, Anatoli Bibílov; y Abjasia, Raul Jadyimba; (los dos últimos países no reconocidos por Naciones Unidas) encabezan la lista de dignatarios que sí acudieron al acto.
EEUU no reconocerá presidencia de Maduro
El Gobierno de Estados Unidos anunció que no reconocerá la “toma de posesión ilegítima de la dictadura” del presidente venezolano Nicolás Maduro, a la vez que incrementará su presión sobre ese “régimen corrupto”.
“Estados Unidos no reconocerá la toma de posesión ilegítima de la dictadura de Maduro“, aseguró John Bolton, asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca en un mensaje en su cuenta de Twitter, sobre toma del presidente venezolano de su nuevo mandato hasta 2025.
Bolton subrayó que el Gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, “continuará aumentando su presión sobre el régimen corrupto, respaldando la Asamblea Nacional democrática, y exigiendo democracia y libertad en Venezuela”.
Por su lado, Mike Pompeo, secretario de Estado, subrayó en un comunicado paralelo que “es hora de que Venezuela comience un proceso de transición que pueda restaurar el orden democrático y constitucional a través de la celebración de elecciones justas y libres que respeten la voluntad del pueblo venezolano”.
De este modo, Washington se suma a la Unión Europea (UE) y al llamado Grupo de Lima, conformado por Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía, en repudio a la toma de posesión de Maduro.
México, aunque sólo envió a la investidura a un encargado de negocios, se desmarcó del Grupo de Lima, que cuyos otros trece países denunciaron, en una declaración, que el proceso electoral del 20 de mayo de 2018 en Venezuela “carece de legitimidad”.
Maduro juró este jueves su nuevo mandato acompañado sólo por cuatro jefes de Estado de países latinoamericanos: el boliviano Evo Morales, el nicaragüense Daniel Ortega, el cubano Miguel Díaz-Canel y el salvadoreño Salvador Sánchez Cerén.
Desde la llegada a la Casa Blanca de Trump en enero de 2017, el Gobierno ha impuesto varias rondas de sanciones económicas a Caracas, entre ellas al propio Maduro, su esposa Cilia Flores, y altos cargos del gobierno chavista.
En noviembre, Bolton pronunció un contundente discurso en Miami en el prometió trabajar para que los gobiernos de Cuba, Venezuela y Nicaragua, a los que bautizó como la “troika de la tiranía”, “caigan” y alentó a otros países a contribuir a que cubanos, venezolanos y nicaragüenses se libren de la “opresión”.
Dos meses antes, en su discurso ante la Asamblea General de la ONU en septiembre en Nueva York, Trump pidió ayuda internacional para “restaurar la democracia en Venezuela” y calificó la crisis en el país caribeño como una “tragedia humanitaria”.
El mandatario ha llegado a asegurar que no descarta una intervención militar internacional ante el deterioro de la situación.