Municipio de Chimalhuacán celebró el día del abogado

Municipio de Chimalhuacán celebró el día del abogado

0 485

Ángel Galván

Chimalhuacán.- En el marco del día del abogado; estudiantes y egresados de la licenciatura de derecho coincidieron en que la unidad entre autoridades, profesionistas y ciudadanía es la mejor estrategia para combatir problemas universales como la violencia familiar; discriminación y la trata de personas.

En la conferencia magistral que dirigió la doctora en ciencias y periodista egresada de la Escuela Superior de Periodismo de Varsovia, Monika Dunajecka, los licenciados en derecho coincidieron en que una víctima de violación, agresión física o psicológica e incluso que se le prive de su libertad debe ser atendida inmediatamente por médico, psicólogo, abogado, trabajador social y autoridades judiciales; quienes tienen la obligación de ayudarla, protegerla y resolver legalmente su caso sin revictimizarla o dejar pasar hasta tres meses o años la violación a sus derechos.

“Como reportera he visto que algunos medios creen que hacen periodismo mostrando puras fotos sangrientas o publicando notas rojas; sin embargo, lo único que están ocasionando es que las personas pierdan la sensibilidad ante un acto de violencia o delito y ven común que esto suceda en la comunidad, se acostumbran a ello”, comentó la conferencista de nacionalidad polaca.

Puntualizó que la violencia y trata de personas son fenómenos mundiales que se deben prevenir desde el hogar promoviendo valores como la confianza, responsabilidad y honestidad, asimismo, teniendo una buena comunicación entre padres e hijos “cuando esto falta en casa, los infantes son presa fácil de los delincuentes, de los padrotes y de agresores; sin embargo, esto se puede prevenir o disminuir el riesgo de convertirse en víctima”.

Agregó que desde el continente Americano hasta Europa, pasando por naciones como Estados Unidos, México, Colombia, Venezuela, España, Francia, Alemania o Bangladés, los delitos de privación de la libertad, migración involuntaria o voluntaria y agresión a niños y mujeres, se sufren en mayor o menor escala; por lo que se deben combatir con políticas públicas que formen un frente común contra los victimarios.