Las heridas del viento se escenifica en el Teatro Sergio Magaña

Las heridas del viento se escenifica en el Teatro Sergio Magaña

0 560
MEX RA LAS HERIDAS DEL VIENTO
José Luis Ramírez Ibarra
Una historia llena de descargas emocionales, que transita por sinuosos caminos, de azar y casualidades, Las heridas del viento desentraña los vericuetos de la vida en su conjunto, hasta confrontarnos con el dolor de una manera cruda y sin piedad, para hacernos ver que no somos otra cosa que marionetas del destino.
Así lo expresa en entrevista Luly Rede, la directora de la puesta en escena, quien habla acerca de lo que transcurre en este corto tiempo que llamamos vida, en una historia de soledad y rechazo.
La obra de Juan Carlos Rubio, dirigida por Rede con la Compañía Talasa Teatro, realiza temporada en el Teatro Sergio Magaña del Sistema de Teatros de la Ciudad de México y presenta funciones los días martes y miércoles, a las 20:00 horas, hasta el 27 de mayo.
Se trata de una propuesta que aborda la muerte del padre de David, circunstancia que lo obliga a hacerse cargo de su legado, entre cuyas pertenencias encuentra algo inesperado: las cartas de amor de otro hombre. Y sobreviene la crisis: ¿Quién era realmente su padre?, ¿acaso no era aquella persona que había conocido durante años y con la cual estuvo viviendo toda su vida?
Desconcertado por el descubrimiento decide visitar a Juan, supuesto amante de su progenitor, para descubrir la verdad.
Luly Rede hace una propuesta textual de la obra: “Es un diálogo, el cual nosotros quisimos tocar de manera sencilla, simple, para poder llegar al espectador, al corazón, a mover algo, por lo menos hacernos reflexionar, aún más importante, sentir. Ese es el objetivo, al final de cuentas”.
La obra goza de ser “netamente humana” y aborda un tema latente, permanente, refiriéndose a la homosexualidad, la cual se aborda a partir de la relación de David con su padre, quien a pesar de no aparecer en escena se mantiene no sólo presente, sino con un  con un “peso escénico” importante dentro de la historia.
Las heridas del viento es una historia fácil de digerir, ligera para comprender y con diversos “bombardeos emocionales” que dejan en el espectador huellas imborrables, sucesos entrañables a través de los cuales surge rápidamente la identificación, la empatía.
El reparto lo encabeza el actor Antonio Algarra, y alternando funciones los actores Javier Olguín y Allan Flores, a partir de quienes surge el proyecto teatral pues ellos producen el montaje y contactaron tanto al maestro Antonio Algarra como a la directora para sumarlos al proyecto.
Se trata de un melodrama hermoso, contado con frescura y espontaneidad, respaldado por la experiencia y la madurez de dos generaciones actorales en un duelo escénico, bajo la batuta de una de las jóvenes directoras más influyentes en la escena mexicana contemporánea y que ha traspasado fronteras en el arte teatral.
Al público, la directora le manda el mensaje: “Soy de la idea de que uno no venga con expectativas, uno tiene que venir abierto a ver, a recibir, y ha sido siempre una respuesta hermosa, me he dado cuenta que el público siempre se lleva un pedacito de esta historia, pero siempre hay que venir abiertos a recibir, y de ahí cada quien decide qué llevarse”.
Las heridas del viento se escenifica los martes y miércoles en el Teatro Sergio Magaña (Sor Juana Inés de la Cruz No. 114, Colonia Santa María La Ribera, Delegación Cuauhtémoc).