Las decisiones de Obrador impiden alcanzar crecimiento de 4 por ciento:...

Las decisiones de Obrador impiden alcanzar crecimiento de 4 por ciento: IP

0 107
El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado resaltó que la calificadora Moody’s redujo su estimación del Producto Interno Bruto para del país para 2019 de 2.2 a 1.7 por ciento
Las decisiones que ha tomado el presidente Andrés Manuel López Obrador y el entorno externo han perjudicado la perspectiva de calificación para México, aunado al ajuste del pronóstico del Banco de México, generará muy pocas posibilidades de crecer al 4 por ciento como se planteó para esta administración, aseguró el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).
En su análisis ejecutivo, el CEESP resaltó que la calificadora Moody’s redujo su estimación del Producto Interno Bruto (PIB) para del país para 2019 de 2.2 a 1.7 por ciento, a esto se suma el ajuste del Banco de México, que anticipa que durante este año el crecimiento de la economía estará entre 1.1 y 2.1 por ciento y para 2020 se hizo un ajuste a la baja.
Responde AMLO a calificación de Standard & Poor’s: ‘El país crece económicamente’
“Con estos escenarios es prácticamente imposible cumplir con el objetivo de las nuevas autoridades de lograr una tasa de crecimiento promedio para el país de 4 por ciento en el sexenio”, afirmó el organismo de estudios perteneciente al Consejo Coordinador Empresarial (CCE).
Expuso que de cumplirse los escenarios más optimistas del Banco de México de un crecimiento de 2.1 por ciento para 2019 y 2.7 por ciento para 2020, el crecimiento promedio de los cuatro años restantes tendría que ser de 4.8 por ciento, “lo que simplemente es imposible, en un entorno externo e interno como el que está pasando nuestro país”.
El CEESP indicó que es necesario tomar en cuenta que toda esa incertidumbre y costos que se han ido acumulando por las decisiones del nuevo gobierno han afectado la perspectiva futura de la calificación soberana de México, y además, han contribuido de manera importante en el aumento de la cautela de la inversión.
Señaló que la cancelación del nuevo aeropuerto, la ausencia de un análisis del Tren Maya; la política energética de Pemex; la cancelación de las subastas eléctricas; la revisión de concesiones mineras; el desabasto de combustible y el bloqueo de vías férreas, afectaron la actividad productiva del país, reflejándose en un menor ritmo de crecimiento.
En ese sentido, agregó que un entorno donde el ámbito externo refleja una disminución en el ritmo de avance de la economía global y un menor dinamismo del comercio mundial, “es muy probable que afecte la demanda externa de México, además la desaceleración de la economía interna y la incertidumbre acumulada seguramente conducirán a un ajuste a la baja en las expectativas”.
Por esa razón, el CEESP destacó que es necesario contar con un sólido estado de derecho, así como reglas claras del juego, mismos que son indispensables para estimular la inversión; “solo de esta manera será posible estimular la actividad productiva del país y la creación de empleos de calidad”.