La Guardia Nacional será instrumento operativo, y se definirá en ámbito civil

La Guardia Nacional será instrumento operativo, y se definirá en ámbito civil

0 68

José Ángel Somera

El secretario de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), Alfonso Durazo Montaño, aseguró ayer que “la Guardia Nacional será un instrumento operativo de seguridad pública y referente internacional por su calidad, eficacia, respeto a los derechos humanos y desempeño en el marco de legalidad, que se definirá en el ámbito civil”.

Durazo Montaño, indicó que la creación de la Guardia Nacional será una institución militar permanente, dependiente de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), pero en términos operativos dependerá directamente del presidente de la República, comandante supremo de las Fuerzas Armadas.

Señaló que la dependencia a su cargo conserva la atribución de definir las políticas de seguridad, la política criminal, la estrategia en general de seguridad y también la definición de todas las operaciones a cargo de la Guardia Nacional.

Reiteró que “la propuesta de crear la Guardia Nacional nos da tres garantías fundamentales, primero: el tiempo, tener la capacidad para construir una organización que nos dé capacidad de respuesta cercana, inmediata al principal problema que hoy padece el país que se llama inseguridad”.

Apuntó, “número dos: optimizar los recursos del Estado mexicano, tenemos que echar mano de los recursos que se tienen. Y el tercer elemento fundamental, es que al apoyarnos en la Defensa y la Marina estamos aprovechando de manera óptima los recursos con los que actualmente cuenta el Estado mexicano”.

Insistió en que “el gobierno de México está empeñado en construir una policía desde abajo, desde el nivel municipal, pero complementada con la Guardia Nacional, la cual contará con un mando operativo que va a coordinar a las fuerzas federales en las mesas de trabajo estatales y regionales de seguridad. El objetivo de esas reuniones es analizar la problemática y en coordinación con el mando civil, que recae en el gobierno estatal, tomar decisiones para que el mando operativo cuente con instrucciones precisas de qué hacer”.

Indicó, “ante una eventual violación de los derechos humanos por parte los cuerpos de seguridad y que el Estado incumpla con la investigación, el gobierno reconocerá la jurisprudencia de la corte penal internacional para que sustituya alguna eventual ineficacia o complicidad”.