Inició México con Pacto una nueva etapa basada en la civilidad: Peña

Inició México con Pacto una nueva etapa basada en la civilidad: Peña

0 599

El presidente Enrique Peña Nieto afirmó que con la firma del Pacto por México, inició una nueva etapa en nuestra vida democrática del país basada en la civilidad y los acuerdos.

“En democracia, fue posible concretar las reformas que México necesitaba desde hacía décadas. Son 11 reformas transformadoras que constituyen la base para construir un nuevo México, en los siguientes años”, sostuvo durante su mensaje con motivo de su Segundo Informe de Gobierno.

Para fortalecer el ejercicio pleno de los derechos, se llevaron a cabo tres de ellas: la Reforma Educativa, la nueva Ley de Amparo y el Código Nacional de Procedimientos Penales.

Para afianzar el régimen democrático y de libertades, se aprobaron dos más: la Reforma Política-Electoral y la Reforma de Transparencia.

Finalmente, para elevar la productividad y el crecimiento de la economía, se realizaron seis: la Laboral -aprobada durante el periodo de transición-; la Financiera; la Hacendaria; la Reforma de Competencia Económica; la de Telecomunicaciones, y la Energética.

En su conjunto, detalló, implicaron 58 modificaciones a la Constitución, 81 cambios a las leyes secundarias, la creación de 21 ordenamientos jurídicos y la abrogación de 15.

Expresó su reconocimiento al trabajo de quienes hicieron posible estas Reformas.

“De manera particular a los dirigentes nacionales de las principales fuerzas políticas, lo mismo que a las y los senadores, diputados federales y locales. Siéntanse orgullosos del trabajo y el servicio que han hecho en favor de la Nación”.

También reconoció a un gran número de mexicanos, quienes aportaron su conocimiento, talento y experiencia para concretar las reformas.

“Me refiero a especialistas, académicos y juristas; a integrantes de organizaciones de la sociedad civil; a trabajadores y empresarios; y, sobre todo, a millones de mexicanos que, directa o indirectamente, respaldaron estas reformas transformadoras”.

Con la promulgación de las leyes secundarias de la Reforma Energética, el pasado 11 de agosto, culminó la etapa legislativa de este ciclo reformador y reafirmó que lo que sigue es poner las reformas en acción.

“Esto es, lograr que los cambios a la Constitución y a las leyes, se reflejen en beneficios concretos para toda la población: en la escuela; en las pequeñas y medianas empresas; en los hogares y en la economía de todas las familias mexicanas”.

Los cimientos están puestos. Con estas reformas, con las acciones y políticas públicas del Gobierno, vamos a construir un nuevo México: un México en Paz, incluyente y con educación de calidad; un México próspero y con mayor responsabilidad y liderazgo global.

Reafirmó qué su gobierno sigue trabajando para alcanzar las cinco grandes metas nacionales que nos trazamos en este mismo recinto, al iniciar la administración.

Resalto que a 21 meses del comienzo de esta administración, hoy rindo cuentas a la sociedad mexicana y recordó aquel primero de diciembre de 2012, cuando asumió la más alta responsabilidad con México, como Presidente de la República.

“Ese día, era necesario reconocer las limitaciones, los desafíos y los grandes rezagos que debíamos superar como país. Era urgente emprender un cambio seguro, con rumbo y dirección.

“Sabíamos que las naciones desarrolladas, en algún momento de su historia, habían decidido dar un gran paso para transformarse. Y estábamos convencidos de que ese momento, había llegado para México”, puntualizó.

En ese contexto, dijo, había llegado la hora de romper, juntos, los mitos, paradigmas y todo aquello que había limitado nuestro desarrollo. Era tiempo de construir y conquistar el futuro, era tiempo de mover a México”.

“Esta convicción compartida permitió que, al día siguiente, en el Castillo de Chapultepec, firmáramos el Pacto por México.

Fue un acuerdo histórico con las principales fuerzas políticas, para impulsar las grandes reformas que requería el país”, recordó.

Por primera vez, se lograba un gran acuerdo nacional que no surgía de la necesidad de enfrentar una emergencia o una crisis, sino de la voluntad compartida, de transformar a México.

“Gracias a este eficaz instrumento de diálogo, fue posible alcanzar acuerdos esenciales. Pero fue justo la pluralidad, la que enriqueció cada una de las reformas y permitió construir los consensos y mayorías necesarios para aprobarla”, subrayó.