Gobierno de Ortega dice que Nicaragua “avanza en la paz y seguridad”

Gobierno de Ortega dice que Nicaragua “avanza en la paz y seguridad”

0 130
NI1024. MASAYA (NICARAGUA), 15/07/2018- Un joven con la cara tapada y un lanza morteros posa para una fotografía en una barricada en el barrio indígena de Monimbó hoy, lunes 16 de julio de 2018, durante el día 90 de protestas contra el gobierno de Daniel Ortega en la ciudad de Masaya (Nicaragua). EFE/Jorge Torres

El gobierno de Nicaragua aseguró que el país avanza en la seguridad y la paz, y dio “gracias a Dios por las victorias” que, según el ejecutivo, alcanzó en los últimos días, en los que se efectuó la “Operación Limpieza” en la localidad de Masaya, bastión de las revueltas populares.

La Presidencia, que consideró una “victoria” eliminar las barricadas levantadas por los ciudadanos masayas y el desalojo de los jóvenes activistas, señaló que en el pueblo, de histórica tradición indígena, destacó los “triunfos de la paz, del amor, del espíritu y la grandeza cristiana, socialista y solidaria”.

Sin embargo, el martes, día en que se llevó a cabo la “Operación Limpieza”, las “fuerzas combinadas” gubernamentales, formadas por policías, parapolicías, paramilitares y antimotines, se cobraron la vida de tres personas en la localidad, entre ellas un menor de 15 años de edad.

El gobierno, que omitió esas muertes en el comunicado remitido a la prensa, señaló que trabajó “por la seguridad, la paz y la vida en una voz y con un solo corazón” desde que comenzaron las protestas civiles el pasado 19 de abril, fecha desde la cual más de 351 personas han fallecido en enfrentamientos con las fuerzas sandinistas.

“De la mano de Dios, seguiremos avanzando en el fortalecimiento de las instituciones y en los caminos de bien común que constituyen la fortaleza de nuestra Revolución”, explica la nota, que añade que la “opción preferencial por los pobres se alza frente a todas las perversidades del plan terrorista y golpista”.

Para el gobierno, las protestas contra unas fallidas reformas al seguro social fueron “acompañadas de una infame y falsa campaña mediática, una minoría llena de odio que se quiso imponer en Nicaragua”.

Además, agregó que la presidencia “rechazó con la fuerza inclaudicable de su historia y de su presente revolucionario el golpismo, el terrorismo, el crimen, el secuestro, la tortura, las violaciones, el secuestro, los ritos satánicos, la destrucción, el saqueo y la piromanía contra familias e instituciones”.

No obstante, la población acusa al gobierno de las muertes de más de 350 nicaragüense, de las lesiones, detenciones arbitrarias, desapariciones e incendios en casas y establecimientos, en los que, al menos, 6 personas resultaron muertas y varias decenas heridas.

Las protestas contra el gobierno que comenzaron el pasado abril se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra.