En 100 días de gobierno destaca AMLO aprobación de tres reformas constitucionales

En 100 días de gobierno destaca AMLO aprobación de tres reformas constitucionales

0 158

En la conferencia mañanera del Presidente Andrés Manuel López Obrador se dieron a conocer los logros obtenidos durante sus primeros 100 días de mandato.

Informó sobre lo conseguido hasta ahora por el gobierno democrático para hacer realidad la Cuarta Transformación de la vida pública de México.

“Apenas llevamos 100 días de labores y considero que es importante lo alcanzado. En este tiempo he visitado las 32 entidades federativas y he presidido reuniones informativas en 90 municipios.

Hemos establecido como forma de trabajo la celebración de reuniones diarias de seguridad pública, de lunes a viernes de seis a siete de la mañana, y a partir de esa hora informamos a la población a través de los medios convencionales y de las redes sociales.

Por lo general, los fines de semana los dedicamos a visitar las distintas regiones del país para recoger los sentimientos de la gente y constatar los avances de los programas de desarrollo y bienestar.

A diferencia de lo ocurrido con las tres anteriores transformaciones -la Independencia, la Reforma, la Revolución-, la Cuarta Transformación no ha requerido de una nueva Constitución, pero sí de profundas reformas legales para ajustar el marco jurídico a las nuevas realidades y circunstancias.

Hasta hoy se han aprobado tres importantes reformas constitucionales:

La Ley de Extinción de Dominio para la expropiación expedita de bienes que son producto de la corrupción y de la violencia, los cuales se destinaran al bienestar de nuestro pueblo.

También se modificó el artículo 19 de la Constitución para tipificar como delitos graves y sin derecho a fianza los actos de corrupción, el robo de combustible y el fraude electoral, entre otros.

Aquí abro un paréntesis para subrayar que no fue casual que la corrupción durante mucho tiempo no se considerara delito grave.

Además, ya se aprobó en el Congreso de la Unión y en la mayoría de las legislaturas locales la reforma constitucional para la creación de la Guardia Nacional, que tiene como principal objetivo garantizar la seguridad pública para todos los mexicanos.

En el terreno del bienestar se ha propuesto al Congreso cancelar la mal llamada Reforma Educativa y estamos por enviar la iniciativa de ley para hacer efectivo el derecho del pueblo a la salud. En fin.

A mediados de este año lograremos contar con el marco legal indispensable para llevar a la práctica la Cuarta Transformación de la vida pública del país.

En este proceso hemos contado con el apoyo de legisladoras y legisladores de los todos los partidos. Expreso a todas y a todos ellos mi agradecimiento sincero.

También hemos sido respetuosos de las libertades. Nadie ha sido afectado por su manera de pensar, por su ideología, por su creencia religiosa, por su cultura o por su preferencia sexual.

Nuestro gobierno promueve y respeta los derechos humanos y está decidido a cumplir el compromiso de averiguar el paradero de los jóvenes desaparecidos en Ayotzinapa.

Ya se constituyó la Comisión de la Verdad y deseo con toda mi alma que pronto se obtengan resultados.

Se canceló la cárcel de las Islas Marías y sus tierras y sus aguas se convertirán en un centro ecológico donde acamparán niñas, niños, jóvenes, para estudiar y convivir con el medio ambiente.

Asimismo, se abrieron los archivos de la antigua Dirección Federal de Seguridad; desaparecieron el Cisen y el Estado Mayor Presidencial y -lo que considero más importante- mantenemos la firme convicción de no permitir que el Estado sea utilizado para fabricar delitos a opositores y a nadie, o para espiar, perseguir, torturar o masacrar al pueblo.

Asimismo, se ha promovido el derecho a la información y al diálogo abierto y circular, con mensaje de ida y vuelta. Basta ver la prensa de ayer y de hoy y advertir que los periodistas critican al gobierno y ejercen sus derechos a disentir; y nosotros de la misma manera replicamos y argumentamos cotidianamente sin odios o rencores. Con ello se impulsa el hábito del debate y se fortalece la pluralidad democrática.

La relación con el gobierno de los Estados Unidos de América ha sido cordial; no se usa el lenguaje acusatorio o ríspido, sino la diplomacia y la comunicación permanente.

Mi gobierno no está a favor del uso de la fuerza para contener la migración, sino que se propone atender las causas que la originan.

En materia económica estamos aplicando la fórmula de acabar con la corrupción y con la impunidad para liberar fondos que puedan ser destinados al desarrollo y al bienestar del pueblo. En eso consiste nuestro plan económico, en esencia, en acabar con la corrupción, con los privilegios y liberar fondos de esta forma para el desarrollo.

Sólo por poner un ejemplo. El combate al robo de combustible nos permitirá ahorrar este año 50 mil millones de pesos. Agrego que ya no hay lujos en el gobierno, no existen sueldos como antes de hasta 700 mil pesos mensuales, están en venta aviones, helicópteros y vehículos extravagantes usados por funcionarios públicos.

No se rentan oficinas de lujo y nadie tiene servicio médico, cajas de ahorro y seguros privados con cargo al erario. Se acabaron los privilegios de la otrora burocracia dorada.

De esta forma, el presupuesto nos va a rendir mucho más. Si antes se pagaba por una obra, una compra, un servicio, 100 millones de pesos, ahora nos cuesta como máximo la mitad. Sólo en adquisiciones tenemos calculado ahorrar alrededor de 200 mil millones de pesos.

Al desterrar la corrupción evitaremos fugas por alrededor de 300 mil millones de pesos y el plan de austeridad nos permitirá liberar fondos para el desarrollo por 200 mil millones de pesos.

Así pues, dispondremos de una bolsa adicional para lo que se necesite de 700 mil millones de pesos durante el presente año.

Por eso no tendremos necesidad de alterar, ni lo haríamos bajo ninguna circunstancia, los equilibrios macroeconómicos. Nunca gastaríamos más de lo que ingresa a la hacienda pública ni tampoco nos endeudaríamos para financiar el presupuesto.

Mantendremos un manejo responsable de las finanzas públicas. No habrá aumento de impuestos ni nuevos impuestos.

Refrendamos el compromiso de no imponer gasolinazos. El precio de los combustibles, de las gasolinas, el diésel, el gas y la luz será el mismo en términos reales en todo el año.

La gasolina magna, el diésel y la luz han subido por la tardanza en la aplicación del mecanismo de regulación que utilizaremos, pero pronto se resolverá este asunto. Habrá ajustes para cumplir con nuestra palabra de no aumentar en términos reales los precios de los energéticos.

En este periodo de 100 días, el peso ha ganado valor con relación al dólar cuatro por ciento. La inflación ha bajado de 5.9 a 4.4 por ciento en promedio. La confianza del consumidor ha alcanzado máximos históricos de 120 puntos.

En el primer bimestre de 2019 la recaudación del gobierno federal sumó 703 mil 900 millones de pesos, cifra ocho mil millones de pesos por encima de lo programado en la Ley de Ingresos de este año y 2.6 por ciento mayor en términos reales a lo observado en el mismo periodo de 2018.

En particular destaca la recaudación del Impuesto Sobre la Renta, la cual creció 3.2 por ciento en términos reales. Estoy seguro que la confianza de los contribuyentes en el manejo honrado de sus impuestos nos permitirá superar con creces la meta establecida.

Además, el combate a la corrupción hará posible un incremento en los ingresos en Pemex y en la Comisión Federal de Electricidad.

La economía afortunadamente está en marcha; aún crece poco, pero no hay ni asomo de recesión como quisieran nuestros adversarios conservadores o como pronostican con mala fe sus analistas. Se van a quedar con las ganas.

En este año, según datos del Seguro Social, se han creado 220 mil 628 nuevos empleos y la recuperación del poder adquisitivo del salario está mejorando, el consumo interno, las tiendas de autoservicio y departamentales reportan un incremento de 2.5 por ciento en las ventas de enero con respecto al mismo mes del año anterior.

No puedo dejar de informar con orgullo que logramos un importante acuerdo con el sector empresarial y con los representantes de los trabajadores para aumentar el salario mínimo en 16 por ciento, incremento real nunca visto en los 36 años del periodo neoliberal.

Aquí quiero decir que la nueva política laboral, de recuperación de la pérdida del poder de compra de los asalariados, no puede rendir frutos espectaculares de la noche a la mañana; tiene que aplicarse en forma lenta, pero sostenida, debe ser un proceso ascendente, pero gradual, que no dañe a las empresas, que no provoque inflación y que no afecte la economía nacional.

Ya se conformó el consejo para el fomento a la inversión, el empleo y el crecimiento económico, este instrumento de promoción para el desarrollo lo coordina Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia.

Estamos conscientes del escepticismo natural sobre nuestro objetivo de lograr un crecimiento anual promedio del cuatro por ciento durante el sexenio, el doble de lo que se alcanzó en los 36 años del periodo neoliberal.

Tendremos disponibilidad de gasolinas y diésel de las refinerías de Salina Cruz y Minatitlán. Se utilizará el ducto ya existente de Pemex para transportar gas, se cuenta con energía eléctrica y a ellos debe agregarse que todo el Istmo se convertirá en zona libre o franca; es decir, se reducirán los impuestos y el precio de los energéticos para propiciar la instalación de parques industriales que generen suficientes empleos y buenos salarios. Todo ello con la participación y beneficio para los pueblos y con absoluto respeto al medio ambiente.

Hemos avanzando en el proyecto de construir dos pistas en el aeropuerto de Santa Lucía.

Nos ha llevado algún tiempo cancelar los compromisos que se habían hecho en la construcción del aeropuerto del Lago de Texcoco, pero hemos avanzado.

Bien decía Juárez: ‘Con el pueblo todo, sin el pueblo nada’.

También hemos confirmado en este periodo de 100 días que, si se acaba con la corrupción y se gobierna con austeridad, se puede obtener más crecimiento económico. Esto es lo que vamos a demostrar, no sólo en México, en el extranjero. Este es el nuevo modelo de política económica.