El director mexicano Alfonso Cuarón ganó el León de Oro

El director mexicano Alfonso Cuarón ganó el León de Oro

0 40

El León de oro por el mejor film del Festival de Venecia recayó en “Roma”, del mexicano Alfonso Cuarón. “Roma” fue producido por Netflix, el coloso del “streaming” online. El filme se verá en esa plataforma en diciembre, el mismo mes de su salida en salas cinematográficas.

La película del mexicano  Alfonso Cuarón, se llevó el León de Oro de la 75 edición del Festival de Venecia y sustituye como triunfador de la Mostra a su compatriota Guillermo del Toro con La Forma del Agua.

La cinta siempre pintó como la favorita para ganar el León de Oro. La película obtuvo el mayor número de votos entre la crítica italiana e internacional desde el inicio del festival, aunque según medios locales, en su contra podría jugar el hecho de que el presidente del jurado es el también mexicano Guillermo Del Toro, gran amigo de Cuarón.

“Aquí se juzga la calidad de las obras, independientemente del país de origen o del nombre del director”, declaró al respecto Del Toro.

Calificada por la revista especializada Variety como una película “luminosa” en blanco y negro (u obsidiana y plata), “Roma” es considerada también la mejor obra producida hasta ahora por Netflix.

De tintes autobiográficos, la cinta lleva el nombre de la colonia Roma de la Ciudad de México, donde creció Cuarón y está ambientada a inicios de la década de los años 70.

Mezcla historias personales del director, como la relación con su madre y su niñera, con hechos sociales, como la matanza del Jueves de Corpus Chisti, también conocida como el Halconazo de 1971.

Al respecto Cuarón señaló: “El 90% de las cosas que se ven en Roma (el título es el nombre de un barrio de la Ciudad de México “bien”), vienen a mi memoria. Realicé una reconstrucción idéntica de la casa original en la que vivía y hallé el 70% de los muebles que la componían”.

Añadió: “Reconstruí el camino de mi infancia mientras el lugar de la masacre de Corpus Christi (la violenta represión en 1971, con tantos muertos, de una protesta estudiantil) es aquello verdadero. Aquellos años son un momento que me formó, un momento que transformó mi país”.

 “Roma” narra tantas cosas mediante la historia de dos mujeres abandonadas de clases diferentes, muy lejanas, de sus respectivos compañeros.

 De una parte existe Cleo (la extraordinaria Yalitza Aparicio) joven empleada doméstica mixteca seducida y abandonada por su pareja y, por el otro, su patrona, la señora Sofía (Marina de Tavira) y su vez abandonada por el marido, Antonio (Fernando Grediaga), con el que tuvo cuatro hijos aún adolescentes.

Estas dos historias paralelas son vividas en el seno de una familia que va adelante, no obstante todo, entre cosas no dichas, pequeñas y grandes tragedias y en las que cada uno representa su natural carácter.

Sofía, con una mirada dulce, tiene el infortunio de haber encontrado al muchacho equivocado, violento, frágil y falso, mientras su patrona tiene un marido infiel.

Entre las muchas escenas de culto de “Roma”, la que tiene como protagonista a un aproximativo gurú de las artes marciales que realiza una ‘stage’ (representación), en una jornada lleva de viento, a un centenar de practicantes con tanto de bokken (bastón de combate) en mano.