Denuncian corruptelas y tráfico de influencias en juzgado XVII civil de la...

Denuncian corruptelas y tráfico de influencias en juzgado XVII civil de la CDMX

0 230

Resulta que las promesas del presidente Magistrado del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) y del Consejo de la Judicatura (CJ) de la Ciudad de México, Álvaro Augusto Pérez Juárez de brindar justicia pronta, expedita y más humana a la ciudadanía, ha quedado en letra muerta por algunos integrantes del Poder Judicial de la metrópoli, entre ellos la juez XVII en materia civil María del Rosario Mancera Pérez.

Y es que a decir de bufetes jurídicos y de gente que lleva casos en este recinto judicial donde la juez Mancera Pérez –quien se encargó de llevar el caso de las demandas contra el documental Presunto culpable-, despacha la  forma de actuar de ella y su equipo, es muy pero muy lejos de lo que ha prometido el magistrado Pérez Juárez, en sus discursos en busca de reelegirse en el TSJCDMX.

Reiteraron que en general consideran que son nulos los cambios en el actual sistema de justicia de la Ciudad de México, donde persiste la opinión que la justicia que en la teoría debe cumplir y sobre todo con estricto apego y respeto a los derechos humanos no son más que buenas intenciones.

Manifestaron que en el caso del juzgado XVII civil a cargo de la jueza Mancera Pérez, la balanza de la justicia se inclina hacia algunos bufetes de abogados que cobran costosos honorarios a sus clientes que en su mayoría son gente poderosa, dejando en la indefensión a la ciudadanía  en general que enfrenta casos de demandas, solicitudes de justicia  en este juzgado, y que carece de los recursos para enfrentar un largo y costoso proceso.

Las barras de abogados aún están a la espera que se combata en serio a la corrupción, el tráfico de influencias en los recintos judiciales de la capital, pero todo indica que al Poder Judicial de la CDMX se le olvidó cumplir con su compromiso de ser “un inquebrantable aliado con la ciudadanía, con el estado de derecho y con el nuevo régimen de responsabilidad administrativa y penal de las personas servidoras públicas y particulares vinculados”.

Insistieron que si el  titular del Tribunal Superior de Justicia y del Consejo de la Judicatura de la Ciudad de México, Álvaro Augusto Pérez Juárez, quien no ha podido con el paquete, y han quedado en buenas intenciones sus señalamientos de que en el Poder Judicial de la metrópoli se haría todo lo que estuviera a su alcance en abatir la impunidad y la corrupción, quiere reelegirse deberá  seriamente sanear algunos juzgados como el XVII y leerle la cartilla a sus titulares, como Rosa María Mancera Pérez, que parece no quiere cumplir con los lineamientos planteados por su jefe el Magistrado Álvaro Augusto Pérez Juárez.

Los litigantes coincidieron en que la situación de corruptelas y tráfico de influencia siguen en aumento, y no las cifras que da el presidente del TSJ,  “para todo es dinero si es que quieres que lleguen las notificaciones, las cédulas u otro requisito, la influencia de algunos bufetes jurídicos sigue siendo igual, los proyectores son los que se encargan de salir a negociar las cantidades para favorecer sentencias, filtrar información de expedientes, de eso no hay duda, solo basta con darse unas vueltas a los juzgados capitalinos”.

Detallaron que por ejemplo en las audiencias las quejas más recurrentes son que los jueces generalmente no se presentan, mandan a sus secretarías, luego ni éstas ya que cotidianamente las que dan la cara son los mecanógrafos, los proyectistas son los encargados de negociar las resoluciones u otros aspectos, con la finalidad de proteger al juez, casos como éste se ven en el juzgado II de lo civil.

Resaltaron “si queremos que se nos atienda y agilicen los trámites para todo hay que dar dinero, para que den la cédula tienes que dar en promedio 50 pesos, y si es un asunto urgente o de importancia alcanzan los 200, y si como en todos algunos grupos influyentes, principalmente en materia civil”, esto sigue prevaleciendo en el Poder Judicial de la Ciudad de México, y de todo el país.