Construcción del Parque “La Mexicana”, uno de los mayores daños patrimoniales

Construcción del Parque “La Mexicana”, uno de los mayores daños patrimoniales

0 172

Leobardo Reyes

El congresista Eduardo Santillán Pérez, aseguró ayer que el Tribunal de lo Contencioso Administrativo de la Ciudad de México debe actuar de  manera contundente y con toda severidaden el caso de la construcción del parque “La Mexicana”, ya que puede ser uno de los mayores casos de daño patrimonial a la ciudad, derivado de una posible privatización de un espacio público para fines comerciales.

En conferencia de prensa, el exdelegado en Álvaro Obregón reiteró la urgencia de  iniciar una investigación sobre los convenios entre la inmobiliaria Copri y Danhos, la Asociación de Colonos de Santa Fe y el Gobierno de la Ciudad de México, “para determinar si existe responsabilidad de anteriores funcionarios locales que autorizaron y avalaron dichas obras que hoy causan un gran daño a los ciudadanos”.

Apuntó, “funcionarios de la anterior administración avalaron de manera indebida valuaciones por más de 2 mil millones de pesos, por lo que en el parque de ‘La Mexicana´ no solamente se habría entregado un espacio público ubicado en uno de los lugares más privilegiados de la ciudad y de mayor plusvalía de América Latina, sino que además es un ejercicio de absoluta privatización de un espacio público”.

Manifestó, “es fundamental que la ciudad recupere este espacio público, ya que se trata de un convenio plagado de irregularidades, que inmiscuyen al Secretario de Desarrollo Urbano y Vivienda, la Secretaria de Finanzas y la Oficialía Mayor de la pasada administración”.

Indicó, “se otorgaron diversas concesiones y facilidades tanto a las empresas desarrolladoras, que obtuvieron predios con potencialidades exorbitantes que generaran ganancias superiores a la inversión realizada, así como a la Asociación de Colonos de Santa Fe”.

Recalcó, “actualmente el parque ´La Mexicana´ funciona como un espacio privado administrado por colonos de Santa Fe, que corre el riesgo de convertirse en un centro comercial al aire libre sin ningún mecanismo de rendición de cuentas. El proyecto implica la construcción de hasta mil 650 viviendas y hasta 100 mil metros cuadrados para usos mixtos no habitacionales, lo que genera riesgos para el patrimonio de la Ciudad de México”.