Congresistas consideran acertado retirar placas con nombre de Díaz Ordaz

Congresistas consideran acertado retirar placas con nombre de Díaz Ordaz

0 68

Diputados locales calificaron como un acierto el retiro de las placas metálicas alusivas a la inauguración del Sistema de Transporte Colectivo Metro en las que se menciona el nombre del expresidente Gustavo Díaz Ordaz.

En entrevista, la presidenta de la Junta de Coordinación Política del Congreso de la Ciudad de México,

Ernestina Godoy Ramos, consideró que la historia no se borrará porque las placas se guarden y que no era viable mantenerlas con una anotación de quién era ese personaje. En tanto, el presidente de la Mesa Directiva del Congreso de la Ciudad de México, José de Jesús Martín del Campo, comentó que desde hace mucho tiempo esa fue una petición del Comité del 68 como una forma de resarcir de alguna forma el daño causado.

“En todo el mundo una forma de resarcir a las víctimas es que en ningún sitio público esté su nombre, ahora está de moda lo del 68, pero en realidad es una petición que hemos hecho antes”, dijo.

El también integrante del Movimiento del 68 y coordinador de la bancada del Partido del Trabajo indicó que esta petición también es para que las calles, colonias, escuelas y otros sitios no tengan el nombre de los expresidentes Díaz Ordaz y Luis Echeverría.

En su oportunidad, el diputado local de Morena, Alejandro Encinas, calificó como una señal muy positiva el retiro de las placas de las estaciones del Metro Pino Suárez, Balderas, Insurgentes, Zócalo e Hidalgo. “No tenemos por qué estar reivindicando, en primer lugar la imagen de ningún funcionario con las obras públicas, y mucho menos a quien cometió delitos de lesa humanidad”, expuso el próximo subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación.

Coincidió con Martín del Campo en que se deben cambiar el nombre de algunas colonias, como el caso de la Gustavo Díaz Ordaz en Coyoacán y Luis Echeverría en Tlalpan. “Haríamos muy bien en no solamente en retirar el nombre de todos estos personajes en las obras públicas que se realizaron en sus gobiernos, sino particularmente esta es una sanción moral frente a los agravios a la población”, puntualizó.

Sin embargo, dijo que los propios vecinos deben juzgar y solicitar ese cambio de nombre de los lugares donde residen, pues si bien se puede promover desde el Congreso local, no tiene por qué ser un asunto por decreto, tiene que ser por convicción y conciencia cívica.

Dijo que el propio Díaz Ordaz desde la tribuna del ahora recinto del Congreso de la Ciudad de México asumió la responsabilidad por los hechos de Tlatelolco y que aún puede haber justicia para las víctimas que seguramente el próximo gobierno federal buscará.

“Yo no sé por qué la autoridad judicial ha dado tantas vueltas al asunto, cuando se trata de un crimen de Estado asumido personalmente por el entonces presidente de la República”, dijo.

Aseguró que es un acto de justicia dar a conocer la verdad, reivindicar el derecho a la memoria, a la verdad y a la justicia como temas fundamentales para la pacificación y la reconciliación nacional.