Conceden amparo para adquirir semilla de mariguana

Conceden amparo para adquirir semilla de mariguana

0 70

Los ministros de la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), concedió el juicio de garantías al senador con licencia Armando Ríos Piter, que le permite solicitar a la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris)​, para la adquisición de semilla de mariguana para cultivo, procesamiento y consumo para fines lúdicos y recreativos.

El órgano jurisdiccional indicó que este caso se derivó de una demanda de garantías que promovió el experredista Armando Ríos Piter, quien se integró a la campaña de José Antonio Meade Kuribreña, de la coalición “Todos por México”.

Mencionó que la prohibición absoluta sobre la adquisición de semilla de mariguana es desproporcionada, ya que la ley no permita conseguir la semilla, por lo que “será la Cofepris quien determinará las modalidades de la adquisición de la semilla, esto se podrá dar a través de tenedores legales o de permisos especiales de adquisición”.

De esta manera con votación cuatro a uno, la Primera Sala apoyo el proyecto de José Ramón Cossío Díaz, quien propuso otorgar la protección de la justicia al exaspirante a candidato independiente por la Presidencia. Aunque para que el criterio de la Sala se convierta en jurisprudencia hacen falta dos amparos, cuando sumen cinco casos, los jueces deberán resolver a favor de los consumidores que reclamen que la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) no les permite cultivar, procesar y consumir mariguana para fines lúdicos y recreativos.

En dicho proyecto de sentencia de Cossío, se  considera que son inconstitucionales los artículos 235, 237, 245, 247 y 248, de la Ley General de Salud, en las porciones normativas que establecen una prohibición para que la Secretaría de Salud emita autorizaciones para realizar las actividades relacionadas con el autoconsumo con fines lúdicos o recreativos.

Dicha resolución no supone en ningún caso autorización para realizar actos de comercio, suministro o cualquier otro que se refieran a la enajenación y/o distribución de las sustancias antes aludidas, en el entendido de que el ejercicio del derecho no debe perjudicar a terceros.