Bolsonaro gana presidencia de Brasil

Bolsonaro gana presidencia de Brasil

0 52
Río de Janeiro.- El ultraderechista Jair Bolsonaro fue electo este domingo presidente de Brasil, con casi 56% de los votos, frente a 44% para el izquierdista Fernando Haddad, según datos oficiales tras el cómputo de casi el 90% de las urnas.
Una multitud se había reunido desde varias horas antes de los anuncios frente a la casa del excapitán del Ejército para festejar una victoria ampliamente prevista por los sondeos.
Bolsonaro, de 63 años, un admirador de la dictadura militar (1964-1985) sucederá el 1º de enero al presidente conservador Michel Temer.
Su campaña se basó en un rechazo visceral del Partido de los Trabajadores (PT) de Haddad y en promesas de mano dura contra la criminalidad y de lucha contra la corrupción.
Esta derrota del PT -la primera de las últimas cinco elecciones presidenciales- se suma a una serie de reveses para el partido que llegó a ser la mayor fuerza de izquierda de occidente.
En 2016, la presidenta Dilma Rousseff fue destituida por el Congreso y en abril de este año su líder histórico, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010), fue detenido para empezar a purgar una pena de 12 años y un mes de cárcel por corrupción y lavado de dinero.
El candidato de extrema derecha a la presidencia de Brasil y favorito en las encuestas, Jair Bolsonaro, habia moderado en su discurso en el último mensaje (realizado por Facebook) antes de la votación de mañana domingo, y pero acusó a su rival, el Partido de los Trabajadores (PT), de ser “fascista”.
“El PT es fascista”, dijo Bolsonaro durante un discurso en vivo a través de la red social, pues el exmilitar rechaza participar en debates televisivos.
“El PT es defensor de ideologías que no funcionaron en ningún lugar”, agregó el diputado, quien aseguró que la formación de izquierda, que gobernó entre 2003 y 2016, “es la vuelta al pasado, es la mentira, es la aproximación de la dictadura”.
Si, el Partido de los Trabajadores “obtiene el poder absoluto viviremos en una dictadura”, aseveró Bolsonaro.
“Lo que está en juego no es la democracia, es la perpetuación de la máquina podrida, una máquina que se retroalimenta de la corrupción, de la desgracia”, añadió.
El video casero, en el que aparece sentado en una mesa llena de hojas desordenadas, una bandera brasileña arrugada colgada aparentemente con cinta de la pared e incluso un objeto para matar mosquitos, Bolsonaro rechazó las acusaciones de ser “fascista” y dijo que es “un esclavo de la Constitución” brasileña.
Tras caer seis puntos en la intención de voto, Bolsonaro dio marcha atrás a su discurso de que ya había vencido en las elecciones y pidió a sus votantes que acudan mañana domingo a las urnas.