Asume la presidencia del TSJCDMX Rafael Guerra Álvarez

Asume la presidencia del TSJCDMX Rafael Guerra Álvarez

0 132

Tras asumir la presidencia del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México (TSJCDMX), Rafael Guerra Álvarez, se comprometió a que en su gestión habrá impartición de justiciasin demora y sin distingos, ya que “el órgano judicial debe atender yentender las demandas sociales”

Durante la sesión del pleno público de magistrados del TSJCDMX, el magistrado Guerra Álvarez, reiteró que el órgano judicial debeatender y entender las demandas de la sociedad, a fin de impartir una justicia sin demora y sin distingos.

En presencia de los titulares de los Poderes Ejecutivo y Legislativo de la Ciudad, ClaudiaSheinbaum Pardo y Jesús Martín del Campo,Rafael Guerra Álvarez  reconoció que muchos ciudadanos tienen una percepción negativa de “nuestro

Poder Judicial, por lo que debemos entender y ser sensibles a losproblemas sociales que enfrenta México y la ciudad”.

Recalcó que el desafío cotidiano para los integrantes del Poder Judicial local “esejercer con plena autonomía e independencia sus cargos y enaltecer los principios que conlleva la investidura del juzgador. Existen principios y valores manifestados en “nuestro ámbito profesional ypersonal”.

Aseveró, “se actuará con transparencia. Porque nuestra metaes que quienes imparten justicia no pierdan la ruta, juntos debemos hacerlo que nos corresponde en estos tiempos”.

Resaltó “el compromiso es sacaradelante proyectos que fortalezcan al Judicial, con la finalidad de resolver los problemasque exigen actuar incluso con antelación. No sólo somos en ocasiones un notorio contrapeso, sino más bien el reforzamiento social que implica quelos magistrados, jueces, personal administrativo y empleados diversos están para ayudar a aplicar la justicia pronta, imparcial y expedita de la Ciudad de México”.

“Impartir justicia es un asunto de la más alta relevancia, y planteó que el papel de los juzgadores, en todos los niveles, debe significarse por la formación profesional especializada, su alto contenido ético, honradez, honestidad y sensibilidad para alcanzar los fines más altos de la convivencia social.Una sociedad que desconfía de sus impartidores de justicia está de antemano derrotada”,consideró.

Hizo un llamamiento a los juzgadores para dar lo mejor de sí, bajo la premisa de que el resultado de sus esfuerzos es lo que hace que la población tenga o no confianza en ellos.

Al asumir compromisos con la plantilla laboral, reconoció que una exigencia que eleva la satisfacción del desempeño es el reconocimiento destinado proteger a “nuestra base trabajadora y humanizar la función pública en la Ciudad de México. Por eso quiero que quede claro el siguiente mensaje ante los ojos de nuestra ley orgánica y los de esta tribuna el nombramiento de las y los magistrados será hechopreferentemente de entre aquellas personas que cuenta con el Servicio Civil de Carrera Judicial y que se hayan desempeñándose como juez o jueza eficiente, probos y honorables”.

Insistió en que no es un hombre de facciones ni conflictos, al tiempo en que solicitó el apoyo completo de sus pares para integrar juntos un tribunal plural e incluyente,en el que haya opiniones diversas que obliguen a revisar cada decisión en formarespetuosa y ordena para que el órgano judicial tenga reconocimiento social.

Anunció que entre las metas que se deberán perseguir, es la implementación total de la oralidad en la ciudad para contar con una justiciacon mayor claridad y transparencia.Otros objetivos prioritarios a corto plazo, es apostar a los medios de justiciaalternativa, como nueva cultura de mediación, a la que consideró medular; asimismo,consolidar la infraestructura del Tribunal, porque se tendrá que hacer frente a la ampliaciónde juzgados y salas de competencias nuevas.