Alemania pagará indemnización a 10 mil niños judíos sobrevivientes durante el Nazismo

Alemania pagará indemnización a 10 mil niños judíos sobrevivientes durante el Nazismo

0 74

Alemania pagará una indemnización individual a los sobrevivientes de 10 mil niños judíos que hace 80 años fueron enviados desde territorio bajo control nazi a Reino Unido, informó en Berlín la Conferencia Judía Mundial de Demandas contra Alemania.

Los adultos mayores que eran estos niños hace ocho décadas recibirán cada uno dos mil 500 euros por parte del Estado alemán.

Esos traslados para salvar la vida de tantos niños judíos fueron denominados como “Transportes Infantiles“. Las fugas hacia Gran Bretaña tuvieron lugar en 1938 y 1939.

Las personas beneficiadas por esa indemnización podrán enviar su solicitud al gobierno alemán a partir del primero de enero de 2019. El acuerdo fue establecido entre la Conferencia Judía de Reclamaciones Materiales contra Alemania y el gobierno alemán. El Ministerio alemán de Finanzas pondrá el dinero a disposición.

Stuart Eizenstat, representante de la Conferencia Judía de Reclamaciones, declaró que con el pago de esas indemnizaciones, esos supervivientes reciben una “pequeña porción de justicia”.

Greg Schneider, también representante de la Conferencia Judía, añadió que con ello se cierra un “doloroso hueco” en las reglamentaciones para las indemnizaciones a los judíos perseguidos por los nazis en aquellos años.

El Ministerio alemán de Finanzas informó este lunes en Berlín que con el pago de esas indemnizaciones, Alemania sigue “asumiendo su responsabilidad histórica por los perjuicios causados a las personas perseguidas por el injusto régimen nacionalsocialista”.

Reiteró que Alemania seguirá pagando anualmente más de mil millones de euros a los supervivientes. Grupos judíos en la Alemania nazi planearon la realización de los “Transportes Infantiles” a causa de las purgas y la aniquilación contra los judíos.

Entre diciembre de 1938 y septiembre de 1939, los niños fueron sacados de los territorios dominados por las fuerzas nazis en Alemania, Austria y partes de Checoslovaquia para ser enviados a suelo británico. Casi todos esos niños eran judíos que fueron separados de sus familias para asegurar su supervivencia.

La Conferencia Judía informó que hay actualmente mil de esos niños, ya convertidos en adultos mayores, de los cuales la mitad viven en Gran Bretaña mientras que los demás se establecieron en Israel, Estados Unidos, Canadá y Australia.