Debe haber más seguridad en los puntos más conflictivos del STC-Metro

Debe haber más seguridad en los puntos más conflictivos del STC-Metro

0 622

José L. Reyes

El legislador Orlando Anaya González manifestó que una vez reanudadas en su totalidad las actividades laborales o escolares de los capitalinos, lo que aumenta la afluencia de pasajeros en el Metro, pidió a la Dirección del Sistema de Transporte Público Metro y al Gobierno del Distrito Federal redoblar esfuerzos, a fin de garantizar la seguridad de todos los usuarios del sistema de transporte público más importante en la capital.

El también integrante de la Comisión de Atención a Grupos Vulnerables, solicitó también a las autoridades a aumentar la vigilancia y capacitar a los elementos de seguridad con la finalidad de que puedan intervenir en la detección e impedimento de robos con o sin violencia, lo cuales son más frecuentes en diversas estaciones, dependiendo de la afluencia.

Recalcó que “es de vital importancia redoblar esfuerzos en estaciones como Hidalgo, Pino Suárez, Pantitlán, Balderas y La Raza, entre otras que son en las que más delitos se cometen debido a los transbordos que se realizan ahí y la gran cantidad de personas que llegan a concentrarse. Por ello las autoridades, deben detectar los focos más vulnerables, para aumentar la vigilancia, pero sobre todo, garantizar que se cuente con personal capacitado para poder prevenir delitos, así como intervenir y evitar su comisión”.

Expuso que en 2014, la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), inició 360 averiguaciones por robo al interior del Metro; sin embargo, alertó que muchas de las víctimas no llevan a cabo una denuncia por desconocimiento, miedo o desidia.

Comentó que “en comparación con 2013, se registraron oficialmente sólo 16 robos menos. Si a esto le sumamos que la mayoría de las víctimas prefiere omitir una denuncia, resulta urgente y el reto es disminuir mucho más la tasa de robos al interior del Metro en 2015, por ello las autoridades deben emprender acciones como aumentar el número de elementos de seguridad que cuenten con la capacidad de garantizar la seguridad de los usuarios, de especial forma en las estaciones en donde se llevan a cabo transbordos y en donde ocurre la saturación de personas”.

Mencionó que por las características de este sistema de transporte, los pasajeros se convierten en blancos fáciles para los delincuentes quienes llevan a cabo diversos delitos como robos, acoso sexual, tráfico de sustancias ilegales, trata de personas y explotación de menores.

Indicó que la  gran cantidad de personas que llegan a concentrarse en una sola estación, la falta de elementos de seguridad y la falta de capacitación de los mismos, los distractores a los que se enfrentan los pasajeros como monitores en las estaciones o el ambulantaje en andenes y vagones, la carencia de información para prevenir y denunciar, así como la indiferencia de las autoridades y las prácticas de corruptela dejan expuestos a los usuarios, se debe aumentar la vigilancia, además de orientar a los pasajeros.

Insistió en la necesidad de detectar y desarticular a las bandas que operan al interior del Metro, vigilar e impedir el ingreso con armas de cualquier tipo, garantizar el funcionamiento de las cámaras de seguridad, evitar el retraso de los trenes lo que origina saturación, así como impedir la operación de vagoneros y bocineros quienes además de ser un distractor para los usuarios pueden fungir como un disfraz para la comisión de actos delictivos.

Cabe señalar que las estaciones donde se comete el mayor número de robos con o sin violencia son: Balderas, Bellas Artes, Chabacano, Guerrero, Hidalgo, La Raza, Pantitlán, Pino Suárez y Zapata.