Se unen en Estados Unidos para exigir cuentas a Peña Nieto

Se unen en Estados Unidos para exigir cuentas a Peña Nieto

0 1614

Mediante la llamada “Jornada de Protesta contra la visita de Peña Nieto a Estados Unidos”, habitantes de más de 20 ciudades de aquel país se unieron para reclamar la débil política del mandatario mexicano, y pedir a Barack Obama presione a su homólogo mexicano para que establezca una postura más firme ante la situación de derechos humanos que prevalece en México.

Los inconformes se manifestaron de diferentes formas, al señalar que Peña está vendiendo al país en pedazos.

La invitación hecha a través de las redes sociales demandó  manifestarse de manera pacífica frente a embajadas y consulados, además de concentrarse frente a la Casa Blanca.

Organizaciones civiles como UStired2 (Estados Unidos también está cansado), SOA Warch, Mexicanos sin fronteras y Human Right Watch decidieron hacer un llamado ante la situación que viven los mexicanos a quienes consideran se están violando todos sus derechos, además de la inseguridad y los casos sin respuesta que se están dando a lo largo y ancho del país.

En Nueva York (noreste) los manifestantes fueron reprimidos por la Policía, mientras coreaban consignas exigiendo justicia en el caso Ayotzinapa.

Frente a la Casa Blanca se manifestaron cerca de medio centenar de personas para protestar contra el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, y exigir respuesta ante la desaparición de 43 estudiantes en septiembre pasado.

Los activistas se congregaron ante la residencia presidencial donde el presidente Barack Obama sostuvo una reunión con Peña Nieto, entonando lemas contra el Gobierno mexicano y en recuerdo a los estudiantes desaparecidos como “Vivos se fueron y vivos los queremos”.

La mexicana Jacqueline Mendoza explicó que viajó desde Nueva York, donde vive desde hace 25 años, para expresar su rechazo a las políticas del Gobierno de Peña Nieto.

“(Al presidente mexicano) le pedimos justicia, que nos esclarezca el por qué, el cómo y el dónde”, aseguró Mendoza, envuelta en una capa con el número 43, en referencia a los estudiantes.

Los activistas reprochan al gobierno mexicano su actitud frente a la desaparición de los estudiantes normalistas, así como las políticas de la actual administración, al señalar que lo único que están consiguiendo es un país caótico.

“A México lo están vendido por pedazos”, subrayó.

Por su parte, durante la reunión entre Obama y Peña, el mandatario estadunidense calificó como trágica la desaparición de los 43 estudiantes de la normal de Ayotzinapan, en Iguala Guerrero, y le ofreció al jefe del Ejecutivo mexicano Enrique Peña Nieto, el respaldo de su administración para implementar acciones en contra del flagelo del crimen organizado y el narcotráfico.

Recordó que existe el compromiso de ser amigo y apoyar al Gobierno mexicano “en sus esfuerzos para eliminar el flagelo de la violencia y los cárteles de las drogas que son responsables de mucha de la tragedia dentro de México”.

Obama detalló que con el Presidente Enrique Peña Nieto, se abordó el tema de la  seguridad, incluyendo alguno de los hechos recientes, como la violencia en el estado de Guerrero.

Destacó la importancia que guarda para Estados Unidos la relación con México, no sólo en términos económicos sino sociales y culturales.

El mandatario agradeció el compromiso del gobierno mexicano con las medidas de alivio migratorio que anunció en diciembre pasado y prometió que tanto Estados Unidos como México “serán más agresivos” en la promoción de la migración legal.

Al respecto, el presidente Obama reconoció la ayuda del vecino país para difundir el mensaje en torno a los beneficios del alivio migratorio, “tanto dentro de Estados Unidos como México”.

También reconoció los aportes de México en el tema Cuba, isla con la que su gobierno restablecerá relaciones diplomáticas, y sus esfuerzos de vanguardia en el cambio climático.

“Aprecio mucho el liderazgo de México y el presidente Peña Nieto en estos temas”, destacó el presidente estadunidense.

Reiteró su expectativa de que el cambio de política en Cuba tenga resultados constructivos, aunque dejó en claro que su gobierno seguirá insistiendo en la necesidad de avances en los temas de derechos humanos, democracia y libertad política.