Rusia no cederá a presiones de Estados Unidos

Rusia no cederá a presiones de Estados Unidos

0 144

Moscú.- Rusia está dispuesta a una «profunda revisión» de sus relaciones con Estados Unidos, que atraviesan su peor fase desde la Guerra Fría, siempre y cuando Washington entienda que el diálogo no puede ser uno desde la fuerza con Moscú, dijo hoy el viceministro de Exteriores Serguéi Riabkov.

En una entrevista a la agencia oficial RIA Nóvosti, el diplomático ruso dijo que por ahora solo se han producido «los primeros contactos» entre los presidentes de ambos países, Vladímir Putin y Joe Biden, respectivamente, así como entre los ministros de Exteriores, Serguéi Lavrov y Antony Blinken.

«Aún no tenemos un panorama holístico de lo que los estadounidenses quieren conseguir en nuestras relaciones, para qué están listos y qué cosas de las anteriores administraciones quiere mantener el actual equipo de la Casa Blanca», señaló Riabkov.

El viceministro, jefe negociador de Rusia para el control de armas y la estabilidad estratégica con Estados Unidos, sostuvo que ha habido una «buena» cooperación en áreas como la resolución del conflicto de Siria o el espacio.

En cualquier caso, dijo, Rusia está dispuesta a «hacer de manera tranquila una profunda revisión de sus relaciones» con Estados Unidos.

Eso sí, advirtió que «desde los primeros días y semanas del trabajo conjunto para (…) normalizar las relaciones, (los estadounidenses) deben entender que no lograrán adoptar una postura basada en la fuerza en el diálogo con Rusia».

«Hay una cosa de la que estoy absolutamente seguro: daremos una respuesta dura a los intentos de presionar, no sucumbiremos a la presión, y los estadounidenses deben entenderlo», señaló Riabkov.

Reiteró que Rusia pasará a aplicar una «política de enérgica contención» a Estados Unidos si Washington no renuncia a su línea hostil de presionar con sanciones a Moscú y de intentar influir en los procesos internos del país.

Putin ha trasladado a Biden su deseo de normalizar las relaciones, recordándole la «especial responsabilidad» de ambos países a la hora de mantener la estabilidad y seguridad en el mundo.

El Kremlin ha dejado claro sin embargo que no existen aún las condiciones para reiniciar los lazos, pese al acuerdo alcanzado recientemente para prolongar cinco años el tratado de desarme nuclear, Nuevo START.

El presidente de Estados Unidos a su vez ha dicho que quiere trabajar con Putin, pero también pedirle responsabilidades por sus acciones «imprudentes y conflictivas», según su portavoz, Jen Psaki.

Entre estas «acciones conflictivas» están asuntos como el envenenamiento y condena a prisión del líder opositor Alexéi Navalni, la interferencia rusa en las elecciones, la oferta de recompensas a los talibanes por la muerte de soldados de Estados Unidos, y otros de vieja data como la anexión rusa de Crimea en 2014.

Nada más comenzar su mandato, Biden pidió a las agencias de inteligencia de Estados que hagan una evaluación a fondo de estos temas, sin aclarar si su intención es mantener la política de sanciones aplicada por su antecesor republicano, Donald Trump.