INVEA apercibe y clausura negocios en Azcapotzalco

INVEA apercibe y clausura negocios en Azcapotzalco

0 187

Con el objetivo de que bares, cantinas y chelerías ejecuten las medidas de seguridad sanitaria adecuadas, la alcaldía de Azcapotzalco impulsa visitas nocturnas de supervisión, en coordinación con el Instituto de Verificación Administrativa de la Ciudad de México (INVEA). Este viernes 6 y sábado 7 de noviembre se realizaron dos suspensiones, 12 apercibimientos y el retiro de 11 puestos semifijos donde se comercializaban bebidas alcohólicas.

El alcalde de Azcapotzalco, Vidal Llerenas Morales, indicó que: “Frente al repunte de casos de COVID-19 y el incremento de hospitalizaciones en la Ciudad de México, se fortalecieron las visitas nocturnas a establecimientos mercantiles con venta de alcohol para asegurar que cumplan con el 30 por ciento de aforo permitido por la sana distancia, registren la temperatura de sus clientes, protejan a sus empleados con cubrebocas, careta y guantes, y concluyan el servicio a las 10 pm.”

Llerenas Morales informó que, de septiembre a la fecha, se han tenido que realizar 21 suspensiones en bares, cantinas y chelerías, además, si se cuentan las supervisiones regulares a establecimientos mercantiles de bajo impacto que tienen prohibida la venta de alcohol, se han efectuado mil apercibimientos para salvaguardar la salud de la población.

En las visitas nocturnas participan funcionarios de la Dirección General de Gobierno, de Asuntos Jurídicos y del INVEA asignados a Azcapotzalco y elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana. En conjunto, se presentan en los establecimientos durante su operación, observan que se cumpla con las medidas de seguridad y, en dado caso, hablan con el responsable para apercibirle sobre los ajustes a realizar.

Según la normativa, cuando algún bar, cantina o chelería es apercibido, tiene un mes para subsanar las recomendaciones, y en caso de reincidencia, será objeto de suspensión de actividades hasta que cumpla con las reglas. Permitir un aforo mayor al 30 por ciento, estar abiertos después del horario indicado y no actualizar la bitácora con la temperatura de cada cliente, son algunos de los principales problemas que detectan los funcionarios de la Dirección de Asuntos Jurídicos.