Encapuchados manchan protesta pacífica pro Ayotzinapa

Encapuchados manchan protesta pacífica pro Ayotzinapa

0 569

De nueva cuenta encapuchados radicales hicieron de las suyas para desestabilizar la marcha realizada ayer del Zócalo al Ángel de la Independencia en pro de los 43 desaparecidos el pasado 26 de septiembre en Iguala, Guerrero, la cual en general fue pacífica, y culminó ya entrada la tarde-noche de ayer.

Los radicales trataron de impedir la paz del movimiento, realizaron destrozos en tres sucursales bancarias de avenida Paseo de la Reforma, donde lanzaron petardos contra dos de ellas que se encuentran ubicadas muy  cerca de la  Embajada de Estados Unidos en México,  donde rompieron cristales y lanzaron pintura al interior y exterior de los inmuebles.

A la tercera sucursal bancaria solamente le lanzaron pintura y realizaron algunas pintas en sus paredes.

Centenares de personas, entre estudiantes y sociedad civil partieron desde las 16:00 horas de la explanada de la Plaza de la Constitución, para concentrarse en una primera etapa en el Eje Central Lázaro Cárdenas, donde algunos de ellos ataviados con penachos y sumerios, realizaron alabanzas por la aparición de los 43 estudiantes de la normal “Raúl Isidoro Burgos” de Ayotzinapa, al tiempo en que exigieron la renuncia del titular del Ejecutivo federal, Enrique Peña Nieto.

Cabe señalar que la mayoría de los participantes en la marcha, realizó su cometido de manera pacífica, aunque un grupo de encapuchados se infiltró en la marcha para causar destrozos.

A partir de las 16:30 horas el contingente que encabezaron los padres de los normalistas desaparecidos, salió de la plancha del Zócalo, pasando por la calle 5 de mayo, avenida Juárez y paseo de la Reforma hasta llegar al Ángel de la Independencia.

Los padres de los desaparecidos mencionaron “estamos desesperados por el regreso de los 43; solicitamos al pueblo de México su solidaridad para localizarlos”.

A su llegada al Ángel de la Independencia, el eco sobre paseo de la Reforma fue: «Rompimos el miedo de salir a las calles». Al subir al templete instalado sobre la glorieta del Ángel, Clemente Rodríguez, hijo de Cristian, uno de los normalistas desaparecidos, habló en representación de todos los familiares.