Órganos constitucionales autónomos tienen poder desde dimensión especializada

Órganos constitucionales autónomos tienen poder desde dimensión especializada

0 191

Leobardo Reyes

El comisionado presidente del Instituto de Transparencia, Acceso a la Información Pública, Protección de Datos Personales y Rendición de Cuentas de la Ciudad de México (Info-CDMX)Julio César Bonilla Gutiérrez, manifestó ayer que “los órganos constitucionales autónomos tienen un papel muy importante en la construcción democrática de cualquier República, son los que legitiman en gran medida al poder, pero también lo controlan desde una dimensión claramente especializada”.

Durante su participación de manera virtual en la mesa redonda “La función de la división de poderes y los órganos constitucionales autónomos en el presidencialismo carismático en México” organizado por el Colegio de Profesores Investigadores con actividades académicas formales en Universidades Extranjeras de Excelencia, A.C. (COPUEX) Bonilla Gutiérrez recalcó “la transparencia se ha instalado como elemento propio de la democracia visto como un concepto amplio.

La demanda social por una auténtica rendición de cuentas a cargo de las instituciones de nuestro país no solo era justificada, por eso se estructuró, al menos en materia de combate a la corrupción y transparencia, a partir de la trinchera de la ciudadanía o de la sociedad”.

Mencionó, con la instalación de la democracia o de los fenómenos de la alternancia en el poder, se creó de manera paralela una ruta progresiva de alta corrupción en nuestro país.

Destacó, “entre 2004 y 2014 la Federación destinó aproximadamente cerca de 350 mil millones de dólares a las entidades federativas. Qué sucedió con ese recurso que de facto es una cantidad inédita en la coordinación fiscal y de entrega de recursos a las entidades federativas, que derivaron en un paraíso fiscal para muchos gobernadores y presidentes municipales sin controles, sin un régimen de responsabilidades específicas, en donde la mejor apuesta en ese proceso era ocupar una gubernatura o presidencia municipal porque siempre, de manera invariable, iba a llegar la Federación a rescatar esas arcas”.

Resaltó, por esas prácticas en las que no había un control fiscal se crearon los Sistemas Nacionales de Anticorrupción, Electoral y de Transparencia que buscan cerrar de modo integral la prevención, detección y sanción de actos de corrupción, así como el perfeccionamiento institucional con la creación, generación, conservación y potencialización de las condiciones que devengan en una democracia ampliada en beneficio de todas las personas.

Apuntó, la presión ciudadana y la exigencia social buscaron generar esquemas coordinados para detener el deterioro institucional y fomentar la rendición de cuentas, que hoy nos permiten detectar y mejorar aspectos cualitativos y sustantivos de la democracia.

Indicó, “un deber de los órganos constitucionalmente autónomos es generar legitimidad democrática, y depende en gran medida de cómo resolvamos, cómo interpretemos la Constitución, cómo argumentemos nuestras decisiones, para que la confianza vaya en aumento y en crecimiento de manera permanente”.

Insistió en la importancia de tener una visión autocrítica de lo que se hace desde las autoridades constitucionales autónomas, ya hay muchas cosas que perfeccionar y que mejorar porque las instituciones tienen que funcionar para lo que están diseñadas: para servir a las personas.

Mientras que Luis Jorge Molina Piñeiro, Catedrático de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y presidente de la COPUEX, señaló que los órganos autónomos toman decisiones vinculatorias que afectan intereses no solo de personas individuales, sino de grupos políticos.

Ejemplificó, “en el caso de la transparencia, a los gobernantes; en el caso de los institutos electorales, a los participantes en los procesos electorales que son muchos. Ustedes son dentro del sistema político mexicano actual, ejemplos a seguir para aquellos que creen en que los puestos públicos deben servirse con honestidad. Ustedes, como servidores públicos, deben ser el ejemplo de que se puede gobernar sin corrupción”.