Aunque Calderón se enoje, volvería a saludar a la mamá de Guzmán...

Aunque Calderón se enoje, volvería a saludar a la mamá de Guzmán Loera: AML

0 225

El presidente Andrés Manuel López Obrador comentó que si se enojó el expresidente Calderón con él ¿Yo qué culpa tengo?, si no es conmigo, es con el juez de Estados Unidos. García Luna fue su secretario de Seguridad Pública y todos los que están siendo señalados ahora, Palomino, Pequeño, hasta los premiaba.

Que porque saludé yo a la mamá de Guzmán Loera. Pues la volvería a saludar si la encuentro a la señora, ahora ya no de mano porque no puedo, pero ¿cómo no voy a saludar a una anciana?

Que se liberó al hijo de Guzmán Loera. Pues sí, yo tomé la decisión porque no quise de que perdieran la vida cientos de personas, eso lo asumo; pero que él nos diga todo lo que sabe sobre García Luna porque fue su secretario de Seguridad Pública.

Mucha gente no lo sabe porque también estas cosas no se difunden mucho, los medios convencionales que están enojados con los cambios y siguen defendiendo al antiguo régimen de corrupción guardan silencio cómplice, entonces hay que estar recordando, hay que estar informando, repitiendo; dicen que los buenos escritores no se deben de repetir, pero los dirigentes políticos sí tenemos que repetir y repetir, porque es una labor de concientización, es una labor educativa, pedagógica.

Hay noticias que se transmiten y pensamos que todos se enteraron; yo les puedo garantizar que esa noticia de la aprehensión de García Luna en Estados Unidos y su juicio no se conoce en México más que en la mitad de la población y si hacen una encuesta se van a convencer de lo que estoy diciendo, porque el fenómeno de la comunicación es bastante complejo.

Apuntó que la corrupción que ha imperado, eso es lo que más ha dañado a nuestro país, sin duda. Entonces tenemos que limpiar la corrupción, sólo con eso ya podríamos sentirnos satisfechos, si desterramos la corrupción del país.

No es fácil, porque se fueron creando intereses, se fueron acostumbrando a vivir al amparo del poder público, el gobierno estaba convertido en comité al servicio de una minoría, no era un gobierno del pueblo, era un gobierno para el saqueo, para la corrupción.

A veces hay asuntos, noticias muy fuertes y piensa uno que ya se enteró todo el mundo. No, es complicado el que haya información general. Por eso es importante que siempre salgan estos temas porque ayuda a informar para que cada vez se sepa más sobre esto.

Si le preguntamos a la gente: ¿Sabes quién es García Luna?, a lo mejor la mitad no va a saber. ¿Sabías que fue secretario de Seguridad Pública?, ¿sabes que este señor García Luna, que fue secretario de Seguridad Pública en el sexenio de Felipe Calderón, está siendo juzgado en Estados Unidos porque se le acusa de haber recibido sobornos?

Pero a lo mejor la palabra ‘soborno’ no se entiende bien, ‘moches’ tampoco porque en el habla de los pueblos hay distintos modismos, lo que más se entiende es ‘mordida’, así, más general.

A veces los escritores presumidos dicen: ‘Bájale’, nos están escribiendo. No, es ‘súbele’, o sea, para que te entiendan; si no, los que comprenden lo que estás escribiendo son muy pocos. Hay que utilizar el buen castellano, evitar los tecnicismos, no hablar físico, como se decía antes, porque se piensa que eso da caché si se utilizan palabras rebuscadas.

Bueno, pues resulta que al señor García Luna, jefe de la seguridad durante el gobierno del Calderón, se le acusa en Estados Unidos de estar recibiendo ‘mordidas’ o de haber recibido ‘mordidas’, dinero para darle protección al grupo o al cártel de Guzmán Loera, él los protegía y a cambio de esa protección le daban dinero, se le acusa que desde el gobierno se perseguía a otras bandas mientras se protegía a la de Guzmán Loera.

También en ese entonces se permitió que en secreto se introdujeran armas de Estados Unidos a México, supuestamente porque así con esas armas marcadas, les llaman ‘sensores’, se iba a saber quiénes iban a usar esas armas y así se les iba a detener. Imagínense, hacer eso a espaldas del pueblo sin que se supiera, en la clandestinidad, acuerdo del gobierno de Estados Unidos con el gobierno de México. Resulta que entraron las armas, y así como García Luna, todo el gobierno estaba infiltrado. Por eso se habla de un narco-Estado.

Este acuerdo se hizo con la procuraduría y se empezó a filtrar la información. Y claro que fracasó porque, como se dice coloquialmente, hubo ‘pitazos’ o, para decirlo con más claridad, gobernaba el narco, la autoridad estaba al servicio del narco.

Entonces, era algo muy grave, esto no ha pasado en ningún lugar del mundo en los últimos tiempos y, sin embargo, aquí todavía hay defensores de estas personas. En cualquier otro país del mundo se hubiese convertido en un escándalo.

Esas series que hacen de televisión, en Netflix, imagínense. ¿Cuándo se iba a pensar que en esas series donde salen los jefes de la policía bien vestidos, con alhajas y muchachas guapas y todo, fuese la realidad o se quedara corta esa escena para lo que sucedía?

Eso por el lado de García Luna, ahora nos vamos con lado de Lozoya, esa es otra historia. Entonces, ofrezco disculpa a los conservadores si se enojan; además, les diría, ¿qué quieren?, ¿que yo me quede callado?

Y les recomendaría que se serenen, que esperen a ver en qué va a terminar el juicio de García Luna, en qué va a terminar el juicio de Lozoya y el que nada debe nada teme. Si Calderón no tuvo nada que ver, si García Luna actuaba por su cuenta, si en seis años no se dio por enterado de lo que hacía García Luna, pues qué se va a preocupar, debería estar tranquilo, pero que no me eche la culpa a mí, ahora sí que como diría el clásico, ¿y yo por qué?