CONEVAL pone al descubierto pobreza laboral

CONEVAL pone al descubierto pobreza laboral

0 315

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de desarrollo Social (CONEVAL) publica trimestralmente el Índice de la Tendencia Laboral de la Pobreza (ITLP) para observar la evolución del poder adquisitivo del ingreso laboral de los hogares y analizar los cambios en la pobreza laboral.

Es decir, conocer el porcentaje de la población cuyos ingresos laborales son insuficientes para adquirir la canasta alimentaria. Para su cálculo, el CONEVAL utiliza como insumo la información de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) que publica el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) de manera trimestral.

Hasta el primer trimestre de 2020, el CONEVAL generó información sobre la evolución del poder adquisitivo del ingreso laboral de los hogares y la tendencia laboral de la pobreza a partir de los datos de la ENOE.

Debido a la contingencia sanitaria por la COVID-19, el INEGI suspendió a finales de marzo la recolección de información estadística que implicara una interacción cara a cara, incluyendo la relativa a la ENOE.

 Sin embargo, para continuar con el monitoreo de la ocupación y el empleo, el INEGI implementó la Encuesta Telefónica de Ocupación y Empleo (ETOE), una encuesta realizada vía telefónica, que se mantendrá durante el periodo en el cual no sea posible generar información de encuestas presenciales.

En relación con la información sobre junio de 2020, el INEGI anunció que dio continuidad a las entrevistas telefónicas, pero que “se incorporaron entrevistas cara a cara que fueron logradas a partir del regreso paulatino de actividades de recolección de información de la muestra de la ENOE del mes de junio”.

Esta incorporación es válida dado que contempla el mismo diseño muestral y conceptual. Asimismo, especifica que, del 15 al 28 de junio, debido a la situación epidemiológica de algunas entidades federativas, se alternó en éstas la recolección presencial y telefónica de la información en viviendas de la muestra de la ENOE de junio.

El Instituto informó que la ETOE es una submuestra de la ENOE y parte del mismo marco conceptual; sin embargo, éstas difieren en su diseño estadístico y técnicas de levantamiento.

Por tanto, el INEGI informa sobre la ETOE que “las cifras que ofrece no son estrictamente comparables en su forma de implementarse con la ENOE”.

Sin embargo, el INEGI informó que estas proveen una aproximación a los indicadores que tradicionalmente recaba la ENOE, por lo que el contraste entre estos datos es útil como medida de referencia sobre el mercado laboral.

La situación que enfrenta el país requiere información oportuna para conocer el contexto laboral de los mexicanos. El CONEVAL retoma la información generada por la ETOE, con las consideraciones técnicas advertidas por INEGI, para generar un diagnóstico de la pobreza laboral, así como de la situación de grupos en condiciones de vulnerabilidad ante las transformaciones en el contexto laboral durante la pandemia por SARS-CoV-2.

En este sentido, el CONEVAL informa que suspende la estimación del ITLP hasta que el INEGI vuelva a generar la ENOE en condiciones comparables a la serie publicada desde 2005 al primer trimestre de 2020, por lo que el cálculo de la pobreza laboral con la ETOE es temporal.

Resultados de la Pobreza Laboral con la ETOE

Con datos de la ETOE se estimó que, en junio, el 48.1% de las personas se encontraban en una situación de pobreza laboral; el intervalo de confianza8 estimado señala que este indicador podría encontrarse entre 43.6% y 52.6% para dicho mes. Este resultado concuerda con las dinámicas mensuales observadas en: 1) la desaceleración en la tasa de pérdida de empleos registrados en el IMSS; 2) el aumento en la Población Económicamente Activa (PEA) ocupada; 3) el incremento en el ingreso laboral real per cápita, y 4) la disminución del costo de las líneas de pobreza extrema por ingresos.

Entre mayo y junio de 2020, se recuperó la PEA ocupada al aumentar 10.9% en este periodo, al pasar de 43.6 a 48.3 millones en dicho periodo.

• La recuperación se observó tanto en sector formal como en el informal, aunque en magnitudes desiguales. Con datos de la ETOE, entre mayo y junio, se observó un aumento en el empleo formal de 8.2%, de 21.0 a 22.7 millones, y en el empleo informal de 13.4%, de 22.6 a 25.6 millones.