Secretaria de Gobernación y Conago acuerdan trabajar en un semáforo epidemiológico referencial

Secretaria de Gobernación y Conago acuerdan trabajar en un semáforo epidemiológico referencial

0 339

La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero se reunió con los integrantes de la Conago(Conferencia Nacional de Gobernadores),  encabezados por Juan Manuel Carreras, de San Luis Potosí, presidente en turno donde acordaron trabajar en la conformación de un semáforo epidemiológico que sea referencial y no obligatorio para las entidades, debido a que cada Estado enfrenta diferentes situaciones frente a la pandemia por el Covid-19.

Sánchez Cordero informó que esta propuesta se analizará en mesas mesas técnicas que se llevarán a cabo en la Comisión Nacional de Salud, en las que se atenderán los diversos aspectos relacionados con la gobernabilidad, salud, reactivación económica y promoción de turismo.

“Con lo anterior, se pone sobre la mesa la discusión sobre transitar de una naturaleza obligatoria del semáforo a otra que pudiera resultar en una que fuera más orientadora o indicativa.

“Esto puede abrir la posibilidad de que el semáforo funcione también de manera estatal o regional, lo que promovería la cooperación entre entidades cuya interacción humana y económica hace que se conformen zonas estratégicas en las que puede ser conveniente coordinar el color del semáforo”, señaló.

La secretaria reconoció fricciones con los mandatarios estatales, pero dijo, estas se dan por lo complejo de las decisiones que se han tomado para enfrentar la pandemia de salud y las acciones subsecuentes para reactivar las actividades económicas.

“Como hemos venido señalando, la Nueva Normalidad requiere de la toma de decisiones complejas, porque compleja es la realidad que le es inherente.

“Es por tanto un momento que requiere de mucha colaboración entre la federación y los gobiernos locales, lo que puede generar, como fue en un momento dado ciertas fricciones, pero que son naturales, pero jamás un rompimiento en la unión de esfuerzos que hemos estado consolidado”, puntualizó.

“Los retos a los que hacemos frente son muchos. Por ello, es importante que afinemos puntos en los que hemos tenido diferencias con el objetivo de lograr el consenso que esta estrategia necesita para obtener buenos resultados”, sostuvo.

De igual forma, confirmó la presencia del presidente Andrés Manuel López Obrador en la reunión de la Conago que se desarrollará en San Luis Potosí, la próxima semana.

También se platicó sobre la importante de los resultados del riesgo evaluado sean comunicados directamente a cada entidad, y no de manera generalizada, a fin de promover un mayor rango de adaptabilidad para establecer acciones que permitan un equilibrio entre la protección de la salud pública y las actividades económicas esenciales.

Ello sucederá, por supuesto, luego de llevar a cabo una ponderación muy importante para la toma de decisiones: la que se haga entre el riesgo sanitario y el riesgo económico.

Esto contribuirá a generar acciones diferenciadas que atiendan a la realidad de cada entidad, lo que supondría también un cambio importante en las semánticas que han venido utilizando al definir, por ejemplo, lo que hemos dado en llamar “actividades esenciales”, transformándolas en otra que podríamos llamar “actividades asociadas a mayor o menor riesgo”.

Durante su mensaje, la funcionaria comentó: Como hemos venido señalando, la Nueva Normalidad requiere de la toma de decisiones complejas, porque compleja es la realidad que le es inherente. Es por tanto un momento que requiere de mucha colaboración entre la federación y los gobiernos locales, lo que puede generar, como fue en un momento dado ciertas fricciones, pero que son naturales, pero jamás un rompimiento en la unión de esfuerzos que hemos estado consolidado. Hoy más que nunca mantenernos unidos es esencial para la salvaguardar de la vida y la seguridad de toda la población.

Los retos a los que hacemos frente son muchos. Por ello, es importante que afinemos puntos en los que hemos tenido diferencias con el objetivo de lograr el consenso que esta estrategia necesita para obtener buenos resultados.

Por lo anterior, y con el objetivo de mantener la sinergia entre los distintos órdenes de gobierno, tuvimos como lo acaba de dar cuenta el señor presidente de la Conago, una reunión el lunes pasado en la que planteamos diferentes acciones con las que consideramos será posible consolidar una nueva etapa en nuestra colaboración para enfrentar lo que se perfila como uno de los mayores desafíos globales en la historia reciente de la humanidad.

Entre dichas acciones está la generación de mesas técnicas que tendrían como sede la Comisión Nacional de Salud, en las que se atenderían diversos aspectos relacionados con la gobernabilidad, por una parte, desde luego enfocado al tema de salud en la que tienen ya participación todos los gobiernos locales en esta.

Dichas mesas servirían para plantear modificaciones a la metodología y a los aspectos cualitativos del semáforo preventivo con la finalidad de ajustarlo a la realidad social, económica y sanitaria de cada entidad.

Con lo anterior, se pone sobre la mesa la discusión sobre transitar de una naturaleza obligatoria del semáforo a otra que pudiera resultar en una que fuera más orientadora o indicativa.

Esto puede abrir la posibilidad de que el semáforo funcione también de manera estatal o regional, lo que promovería la cooperación entre entidades cuya interacción humana y económica hace que se conformen zonas estratégicas en las que puede ser conveniente coordinar el color del semáforo.

También se platicó que es importante que los resultados del riesgo evaluado sean comunicados directamente a cada entidad, y no de manera generalizada, a fin de promover un mayor rango de adaptabilidad para establecer acciones que permitan un equilibrio entre la protección de la salud pública y las actividades económicas esenciales.

Ello sucederá, por supuesto, luego de llevar a cabo una ponderación muy importante para la toma de decisiones: la que se haga entre el riesgo sanitario y el riesgo económico. Esto contribuirá a generar acciones diferenciadas que atiendan a la realidad de cada entidad, lo que supondría también un cambio importante en las semánticas que han venido utilizando al definir, por ejemplo, lo que hemos dado en llamar “actividades esenciales”, transformándolas en otra que podríamos llamar “actividades asociadas a mayor o menor riesgo”.

La duración de la Pandemia nos obliga a buscar estos cambios de significado, y también esenciales, no solo en este sino en muchos otros temas, pero siempre, siempre con el consenso de ustedes, siempre contando con su valiosa participación.

Esa misma razón hace necesario un replanteamiento en las formas y métodos de comunicación de las decisiones hacia precisamente la población, porque la transmisión correcta de información es indispensable para involucrar a la población en la participación de estas decisiones y aumentar la corresponsabilidad de todos los involucrados en algo que es tan importante como la salud, la economía y el bienestar de las personas.

La Organización Mundial de la Salud ha catalogado a la pandemia de COVID-19 como un evento cuyas consecuencias se dejarán sentir en las décadas porvenir. Por ello, es muy importante que unifiquemos estos esfuerzos para lograr que la transición a la Nueva Normalidad sea lo más ordenada, pero también participativa y segura para toda la población mexicana.

Platicamos que al final todo impacta en la gobernabilidad y todos ustedes como gobernadores, gobernadora y jefa de Gobierno lo tienen muy claro. El camino es aún largo y tendremos que hacer adecuaciones a nuestro estilo de vida tanto en la dimensión pública como en la privada; pero la investidura del servicio público nos obliga a reaccionar de la mejor manera posible ante hechos tan inesperados como el que actualmente enfrentamos.

Mantengamos el camino del consenso. La Secretaría de Gobernación mantiene una relación basada en el respeto a la autonomía de los estados, promueve la colaboración entre los órdenes de gobierno para dar mayor certidumbre a la gobernabilidad a las y los mexicanos que están pendientes de nuestras acciones para salvaguardar su seguridad, su salud y su economía.

Siempre que exista coordinación, respeto y colaboración entre la federación y los gobiernos locales, estaremos en posición de lograr buenos resultados para nuestro país en este momento crucial de nuestra historia.