Lozoya Austin enfrenta otro proceso por “lavado de dinero” ahora por Odebrecht

Lozoya Austin enfrenta otro proceso por “lavado de dinero” ahora por Odebrecht

0 131

José Ángel Somera

El juez federal de Control del Reclusorio Norte, Juan Carlos Ramírez Benítez sé Artemio Zúñiga Mendoza dictó el auto de vinculación a proceso en contra del exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex) Emilio Lozoya Austin como presunto responsable del delito de los delitos de uso de recursos de procedencia ilícita, asociación delictuosa y cohecho dentro de la causa penal 261/2019, en el marco de las investigaciones del caso de la empresa brasileña Odebrecht.

La Fiscalía General de la República (FGR) sostuvo en la audiencia virtual que existen datos en la carpeta de investigación donde se establece que se han cometido hechos que la ley marca como delitos y existe la posibilidad de que el Emilio Ricardo Lozoya Austin intervino en ellos,

La representación social de la Federación refirió al juez de la causa que Lozoya Austin intentó ocultar movimientos y cuentas bancarias cuando era coordinador de campaña del expresidente Enrique Peña Nieto en 2012, asimismo, por medio de  una cuenta de Gilda Margarita Austin -madre del exdirector de la paraestatal-  se transfirieron 185 mil dólares y un millón 200 mil dólares por un inmueble en Ixtapa, Zihuatanejo, los cuales tienen origen ilícito.

Se habla de alrededor de 10.5 millones de dólares que en 2012 entregó la firma sudamericana Odebrecht a ERLA,  se transfirieron a la cuenta de su hermana. Gilda Susana Lozoya, recibió 4 millones de dólares por parte de Luis Alberto M. director de Odebrecht en México, cuando era parte del comité de campaña de Enrique Peña Nieto, en el mismo año.

El MPF refirió “usted tenía conocimiento de la ilicitud del origen del dinero para las operaciones antes detalladas, conoció a Luis Alberto M., cuando era representante de Odebrecht en México y le favoreció para conseguir contratos de obra pública. Le dijo que en caso de ganar tendría cargo que le permitiría proporcionar contratos de obra pública y así fue en los estados de Hidalgo, Veracruz y Tamaulipas».

Desglosó, “en favor de otra mujer se hizo una transferencia para pagar el inmueble de Ixtapa. Esta operación la quiso justificar en la Secretaría de la Función Pública. Usted para ocultar la naturaleza del inmueble que adquirió por contrato de fideicomiso donde incluso estaban sus hijos”.

Destacó, que en la campaña electoral de Enrique Peña Nieto, se usaron 4 millones de dólares, que se obtuvieron a través de sobornos de la empresa brasileña Odebrecht, y posteriormente se recibieron otros 6 millones de dólares, cuando Emilio Lozoya era director de Pemex, “hubo dos pagos en beneficio por 4 millones de dólares durante la campaña y otra por 6 millones de dólares cuando fue director de Pemex”.

Apuntó, tras recibir los sobornos, el ex funcionario agradeció a Luis Alberto Meneses Weyll, en ese entonces representante de Odebrecht México, y a sus colaboradores, el apoyo de la empresa a la campaña de Peña Nieto.

Resaltó,  las declaraciones de Luis Alberto Meneses, son de prioridad en las investigaciones contra de Emilio Lozoya, debido a que  reconoció haber diseñado planes irregulares junto con el extitular de Pemex, quien muchas veces le dijo conocer a empresarios con quienes pretendía aumentar sus acciones, junto con la empresa brasileña.

Recalcó, “ERLA incurrió en el delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita, junto con su hermana, su madre y su esposa, a quienes se les hicieron infinidad de depósitos bancarios en México, en Brasil y en otros países, está acreditado que varias empresas fueron utilizadas por la constructora brasileña para operar los pagos ilícitos y no contabilizados a personas de interés#.

Como prueba de cargo ante el juez la FGR dio un oficio de mayo 2019 de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores respecto a la cuenta de Gilda Margarita Austin, madre de Emilio Lozoya, en éste se dice que el 8 de mayo de 2019, en el que peritos de la FGR analizaron la información financiera que envió el banco suizo, se concluyó que las dos empresas de las que era beneficiario Emilio Lozoya hicieron depósitos a Gilda Margarita Austin, por diversas cantidades.

También ofreció como prueba cómo se adquirió la residencia de Ixtapa, Zihuatanejo, que adquirió bajo varios depósitos que realizó a un banco de Montreal a una cuenta de la vendedora; y le donó el dinero a su esposa Marielle Hele Eckes.

Desde la clínica del Hospital “Los Ángeles Pedregal” Emilio Lozoya quien pidió que en este caso se le señalará como ERLA,  afirmó  que no impugnará las acusaciones en su contra por parte de la FGR, por los delitos de asociación delictuosa y cohecho, luego de que  presuntamente recibió sobornos de 10.5 millones de dólares de la constructora brasileña Odebrecht.  Solicitó al  juez que se resuelva en ésta misma su situación jurídica.

En tanto sus abogados, mencionaron que “el señor Emilio Lozoya ha sido utilizado en su calidad de instrumento no doloso, en el marco de un aparato de poder conformado por altas autoridades del Estado mexicano que estuvo constituido con el objetivo de abusar de ese poder que legítimamente les había sido concedido”.

Aseveraron, en su momento, Lozoya procederá a denunciar los delitos cometidos por sujetos activos y responsables de los hechos por los que fue acusado, “puntualizando de manera muy clara y contundente sus nombres, sus cargos que ocupaban y los métodos de instrumentalización que fueron utilizados para la comisión de los hechos objeto de esta investigación”.

Añadieron, “por último, hacer de su conocimiento y en armonía con lo señalado por el señor Emilio Lozoya que estas manifestaciones las hará con el único propósito de que se sepa la verdad, de que se procure y se imparta justicia”.