Superó Lupe Pintor el haber matado a un rival

Superó Lupe Pintor el haber matado a un rival

0 129

Hugo Martínez Zapata

Guadalupe Pintor, quien fue campeón mundial en las divisiones de peso gallo y súper gallo , logró superar un hecho trágico en su exitosa carrera el haber causado la muerte de un rival con sus puños en una pelea por un cetro mundial.

Lupe Pintor, llamado el Indio de Cuajimalpa,  habló sobre el tema de causar con sus puños la muerte de un adversario (“no es agradable saber que en tus manos quedó la vida de alguien”, dijo), durante el Round 38 de WBC Talks.

En la charla con Víctor Silva, conductor de la misma a través de Facebook Live, Lupe Pintor estuvo acompañado -vía digital- por el famoso púgil olímpico y también doble monarca del orbe, Daniel Zaragoza.

En un breve repaso de su brillante trayectoria, en la que conquistó los cetros mundiales de peso gallo y súpergallo de la entidad verde y oro, Lupe Pintor evocó cuando, el 19 de septiembre de 1980, en Los Ángeles, California, noqueó a Johnny Owen, un peleador galés cuya determinación inquebrantable le hizo ir más allá de sus fuerzas, caer a la lona y perder por nocaut en el duodécimo episodio, al disputar la corona gallo que el mexicano defendía.

Owen entró en coma y todavía luchó por su vida por siete semanas en un hospital angelino.

“Lo recuerdo como a un amigo -aseveró Pintor-, como un compañero de profesión, muy decente, respetuoso. A final de cuentas, es trabajo. Llegué preparado como él, que deseaba ganar un título del mundo. Cuando llega esa oportunidad, subes dispuesto a dar la vida con tal de lograr tu objetivo. Recuerdo que contra Carlos Zárate (al que Lupe destronó, en junio de 1979 en Las Vegas), yo quería el título. Después que Zárate me mandó a la lona, igual, si me hubiera tocado estar en la situación de Owen, fue en una lid de trabajo. Así fue la de Owen; desgraciadamente, me tocó noquearlo y después que quedara sin vida. Es algo muy difícil, una tragedia, es duro recordarlo”.

El orgullo de Cuajimalpa reveló que se repuso del duro trance, gracias al respaldo de su familia y de su equipo, encabezado por el mánager “Cuyo” Hernández.“Me aconsejaron que, si seguía, lo hiciera con todo. ‘Si no, aléjate, quítate’, me decían, ‘porque el próximo rival viene con ese propósito, con esa ambición, te va a borrar del mapa’. Desde entonces, volví a prepararme como todo un profesional”.

Más adelante, Pintor, cuyo ídolo es el “Púas” Olivares, dejó el trono de los gallos por no poder dar más el peso requerido -según observó- y subió a supergallo. En esa división lograría su segunda faja del WBC, aunque confesó que “ya estaba en final de una carrera llena de trabajo y esfuerzo”.

En agosto de 1985 derrocó por decisión unánime a Juan “Kid” Meza. Y califica dicho éxito como “una de las más grandes satisfacciones, como fue callarle la boca a golpes al ‘Kid’, el tipo más vulgar que he conocido”.

Sobre cómo fue su arribo a la noble disciplina, el Grillo de Cuajimalpa contó que, siendo niño, “yo vendía nieves. Veía el boxeo los sábados. Había un tipo más grande que abusaba de los demás y me inspiró a ser boxeador, para hacerle pagar. Esa persona murió, pero se cumplió mi sueño de ser boxeador. Llegué al Nuevo Jordán (con el “Cuyo” Hernández) y ahí comenzó mi carrera amateur”.