Los derechos y libertades de las mujeres deben ser reconocidos y defendidos...

Los derechos y libertades de las mujeres deben ser reconocidos y defendidos por el Estado

0 270

Es un honor para mí acompañar al señor presidente Andrés Manuel López Obrador en este día tan especial para todas nosotras. Su presencia confirma su compromiso con la defensa de los derechos y las libertades de las mujeres mexicanas, señaló la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

El día de hoy nos encontramos en tierras zacatecanas conmemorando un día que exige un compromiso, hacer realidad plena el pronunciamiento de aquella emblemática Conferencia Mundial de 1995 en Beijing, que categóricamente estableció: ‘Los derechos de las mujeres son derechos humanos y los derechos humanos son derechos de las mujeres’.

Los derechos y libertades de las mujeres deben ser reconocidos, protegidos, defendidos y garantizados por el Estado. Y esto tiene que ser a plenitud en aras de una absoluta e innegable justicia social.

Tenemos que reconocer que hay avances en temas fundamentales, como los derechos de las mujeres a la educación, a la salud y a la política, acabamos de escuchar y de ver este video que nos da cuenta de todos estos temas fundamentales que hemos alcanzado en este gobierno.

Mucho se ha luchado por la igualdad laboral, por la distribución equitativa de las labores domésticas y del cuidado parental, pero todavía falta en estos temas mucho por conseguir.

La lucha por el reconocimiento de estos y otros derechos y las libertades de las mujeres no ha concluido, las violencias contra nosotras siguen presentes, la deconstrucción de este sistema machista está todavía como una asignatura pendiente.

El día que se logre la incorporación plena de nuestras mujeres al desarrollo económico, social y político de nuestro país, ese día potenciaremos el crecimiento económico como nunca en la historia lo habremos imaginado, tendremos un país más igualitario y habremos disminuido a la desigualdad, ya que las mujeres serán autónomas, independientes y libres.

Si bien conmemoramos aquel 8 de marzo en el que en una fábrica de Nueva York alrededor de 130 mujeres trabajadoras perdieron la vida en un incendio mientras luchaban por sus derechos, lo hacemos hoy en el marco de un problema de crueles expresiones todavía de violencia contra las mujeres.

Esto nos aqueja, es un reclamo y es un reclamo legítimo. Como mujer, como mujer trabajadora, como madre de mujeres, como abuela de mujeres, como esposa y servidora pública siento un profundo dolor. Y quiero decirles a todas y cada una de las mexicanas en todos y cada uno de los rincones de nuestro país que no estamos solas, que contamos con todo el apoyo de la fuerza del Estado, del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Trabajamos día a día para asegurar la adecuada política de atención a víctimas de violencia, en la que no haya riesgos de revictimización y en la que existan espacios que garanticen la protección de sus vidas, su seguridad e integridad, y donde les brinden atención médica, sicológica y jurídica de excelencia, a fin de garantizar que en México las víctimas sean un punto centro de atención y apoyo como lo es y como lo están siendo en el gobierno del presidente López Obrador.

Nuestra prioridad como Estado es sumar acciones, construir puentes. Por eso nos encontramos en un esquema de participación con los tres poderes de la unión y con los tres órdenes de gobierno para mejorar los sistemas de procuración y de impartición de justicia, diseñando mecanismos y generando acciones que a corto plazo rompan factores asimétricos de poder y prejuicios machistas que reproducen las violencias contras las mujeres.

No descansaremos hasta que todas y cada una de nuestras mujeres mexicanas disfruten de paz y seguridad en sus hogares y en todos los espacios de su vida en un país en el que todos sus derechos son reconocidos y protegidos.

Por último, quiero resaltar lo que significa que por primera vez en la historia de nuestro país existe un gabinete paritario y que por primera vez una mujer es titular de la Secretaría de Gobernación.

El mensaje es claro y enérgico: el señor presidente de la República le ha confiado a una mujer la política interior de este país.