Asesinos de Fátima podrían haber confesado su crimen

Asesinos de Fátima podrían haber confesado su crimen

0 354

Tras la detención de Giovana “N” y Mario “N”, presuntos implicados en la sustracción y asesinato de la niña Fátima, familiares de él narraron lo que los detenidos habrían confesado, por lo que decidió denunciarlos ante las autoridades.

«Les voy a confiar la verdad nos dijo, y fue cuando nos dijo que él había dicho que quería un regalito, la niña para que fuera su novia para siempre”, aseguró Mayela Hernández, familiar de Mario.

Según lo que relató Giovana a sus tías políticas Irma y Mayela, la niña fue un regalo que le pidió su esposo Mario y por temor le llevó a la pequeña Fátima.

Presuntamente, Giovana y Mario no tenían contemplado asesinar a la niña. «Lo hice porque como él estaba en la casa con mis hijos, dijo que, si no, iba a verlo con alguna de las niñas, con mis hijos y yo me espanté y fui y se la traje”, contó Giovana a Mayela.

Presuntamente, Giovana y Mario no tenían contemplado asesinar a la niña, sin embargo, aparentemente al hacerse viral la búsqueda se asustaron.

«Después de hacerle eso que le hacía, se espantaron cuando vieron a los medios de difusión de que ya estaban buscando a la niña y que la niña empezaba a gritar y le pusieron los cinturones. Que ella le puso los cinturones, pero que su fuerza no la alcanzaba y él la acabó de estrangular”, narró Mayela, familiar de Mario.

«Ella me dice que, él la sujeta a la niña, Mario sujeta a la niña y le da los cinturones a Giovana y que ella le aprieta en el cuello, pero como ella no tenía la fuerza, cuando ella dejó a la niña todavía se movía y entonces Mario la terminó de estrangular con los propios cinturones”, detalló Irma Hernández.

Así ante el miedo de ser detenidos, huyeron al municipio de Isidro Fabela, en el Estado de México, donde llegaron con la tía de Mario diciendo que querían rentar, acomodándose en un cuarto donde no había nada, por lo que dormían en el piso junto con sus tres hijos, pues sólo llegaron con una mochila al hombro.

«Iban a la tienda de hecho yo fui a trabajar, yo soy ayudante de cocina, luego trae un dinero el domingo, los llevé a la tienda a comprar un yogurth. Luego hacíamos comida y le decía bájales lentejas a la familia, aquí también les apoyaba».

Sus familiales los reconocieron cuando vieron sus retratos y luego de encararlos, Giovana aseguró que se quería entregar, mientras Mario quería seguir escondiéndose.

«Él pensó que yo lo iba a cubrir por ser mi sobrino, él decía no tía, él sólo decía que ella la había matado, ¿porqué hija te ganó la ira porque lo hiciste?, entonces ella se me hinca y me dice que la ayude, que porque lo había hecho, porque él la había obligado», dijo.

Así cuando presuntamente Giovana se iba a entregar, ya alguien los había denunciado y la policía los interceptó. «Ella se quería salir y le dije no hijo acompáñame a dejar a tu esposa al monte, yo la llevo al municipio, tú te regresas y me dijo de veras tía, sí hijo te voy a salvar a ti, pero en mi mente sabía que no, salimos por donde está el coche blanco llegó la policía, él lo ve y se quiere ir y lo agarré, tienes que responder por su delito”, describió Irma, tía de Mario.

Aunque son los familiares de Mario, piden que se haga justicia para la pequeña Fátima.  «Pido todo el peso de la ley porque lo que hizo no tiene nombre, ni perdón divino”, externó Irma, tía de Mario.

Ante estos hechos, Omar García Harfuch, titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), informó que se espera que un juez libere las órdenes de aprehensión contra Giovana y Mario y aseguró que aún se está en tiempo, por lo que por ahora están detenidos por cohecho.

Detalló que se sabe que el móvil no fue por dinero, sin embargo, la dependencia prefirió no dar más detalles. “No se va a dar más datos, no se hablará más por morbo”, detalló el funcionario.