En sesión solemne, el Congreso de la CDMX entregó la Medalla al...

En sesión solemne, el Congreso de la CDMX entregó la Medalla al Mérito Juvenil

0 194

Como un reconocimiento a las y los jóvenes capitalinos, quienes con su trabajo y actividades han mejorado su entorno, el pleno del Congreso de la Ciudad de México otorgó la Medalla al Mérito Juvenil.

Las y los galardonados en las diferentes categorías son: por promoción y desarrollo de actividades académicas, científicas, tecnológicas, profesionales y de innovación, Luis Rodolfo Nájera Gutiérrez; por las actividades recreativas, culturales, artísticas, de expresión musical o diseño gráfico, Yunuén Sandra Márquez López; por promoción de disciplinas mentales o deportivas, Yareli Acevedo Mendoza.

Por mérito cívico, político, o labor social, Miguel Ángel Trinidad González; por sus actividades ambientales o de salud pública, Ana Hausen Dominik; por promoción y fortalecimiento de los usos y costumbres de los pueblos y barrios originarios, o comunidades indígenas residentes, Omar Alejandro Arciniega Hernández.

En este marco, la presidenta de la Comisión de la Juventud, diputada Ana Cristina Hernández, resaltó que se deben apoyar a las y los jóvenes para sentar las bases de un futuro próspero. “La participación de cada uno de ellos fue crucial para este proyecto, pues los jóvenes son el presente de México”

Cada uno de los grupos parlamentarios emitió un posicionamiento. A nombre de la Asociación Parlamentaria Encuentro Social, el diputado Miguel Ángel Álvarez, indicó “ustedes dan ejemplo de que con trabajo se puede construir una gran ciudad, y que la juventud no sólo es la voz de la protesta, los galardonados nos muestran la ruta de cómo hay que caminar, de cómo hay que servir.

La diputada del Partido Verde Ecologista de México, Alessandra Rojo de la Vega, pidió a las y los galardonados no desistir de hacer la diferencia, “de ser un ejemplo, de no conformarse.

En tanto, el legislador del PRI, Ernesto Alarcón Jiménez, consideró que la juventud es un pilar que sostiene el futuro de la sociedad, por lo que es necesario generar las condiciones que propicien la construcción de su bienestar y el de su entorno.

Al hacer uso de la voz, la diputada, Gabriela Quiroga, del PRD, consideró que es momento de tomar como ejemplo a las y los acreedores a la Medalla, pues son el ejemplo de que “hay mucho qué rescatar, que nada está perdido, que sólo se necesita el impulso adecuado”.

La diputada Circe Camacho Bastida, del grupo parlamentario del Partido del Trabajo, pidió a las personas jóvenes galardonadas “no dejar pasar la oportunidad de seguir trabajando en la transformación de la sociedad, en la lucha de lo que creemos justo, en fomentar la empatía y apoyar a los demás”.

Después la diputada Ana Patricia Báez, del PAN, aseguró que es necesario involucrar y empoderar a los jóvenes en el desarrollo de las políticas, y apoyar su participación en todos los niveles.

Mientras, el diputado de MORENA, Eleazar Rubio Aldarán, consideró necesario impulsar políticas inclusivas, acceso de oportunidades constructivas, información, seguridad, educación, bienestar, recreación y creación de mecanismos de apoyo a los jóvenes.

La juventud se caracteriza por su espíritu libre; somos el motor de nuestra sociedad: galardonados.

En representación de los galardonados, Luis Rodolfo Nájera Ramírez indicó necesario apostar por la juventud y promover la participación de las personas jóvenes en la toma de decisiones y ocupar los lugares que les corresponde como agentes activos de cambio.

“Hoy más que nunca, la juventud se caracteriza por su espíritu libre, su compromiso con ideales y sus causas sociales, sus acciones cambian al mundo y contribuyen a la construcción de un mejor país y de una mejor ciudad”, indicó el galardonado.

Después, Yunuén Sandra Márquez López agradeció el reconocimiento, ya que “servirá como ejemplo y estímulo a los jóvenes, quienes somos el motor de nuestra sociedad, para promover el cambio desde sus diferentes trincheras, como son las actividades académicas, deportivas, recreativas, ambientales, culturales y de fortalecimiento de las comunidades indígenas.

“Nos quedamos con la responsabilidad de convertirnos en actores del crecimiento de nuestro país para lograr un México mejor para todos, convirtiéndonos con esto en ciudadanos influyentes, íntegros, cultos, libres y comprometidos con nuestra sociedad, siendo el ejemplo que motivará a otros a comprometerse en crear un mundo mejor”, concluyó.