Cristina Fernández ya no tiene órdenes de detención en su contra

Cristina Fernández ya no tiene órdenes de detención en su contra

0 192
Argentina's Former President Cristina Fernandez de Kirchner arrives to the Comodoro Py courthouse before her second hearing of a corruption trial, in Buenos Aires, Argentina, May 27, 2019. REUTERS/Agustin Marcarian

La Justicia argentina anuló la orden de prisión preventiva contra la vicepresidenta del país, Cristina Fernández de Kirchner, por la llamada causa de los “cuadernos de la corrupción”, por lo que, según aseguraron fuentes de la defensa de la exmandataria, ya no pesan sobre ella órdenes de detención.
Fernández sigue procesada por ser considerada presunta jefa de una asociación ilícita que operó entre 2003 y 2015, pero la orden de detención que se emitió en septiembre de 2018 y que nunca se hizo efectiva por haber sido senadora desde 2017 y tener fueros parlamentarios, fue revocada por la Sala 1 de la Cámara de Casación Penal Federal. La causa lleva ese nombre porque con las anotaciones en cuadernos de un chófer del Ministerio de Planificación se desveló el epicentro de una supuesta trama de sobornos a cambio de contratos públicos que presuntamente comenzó con el Gobierno de Néstor Kirchner (2003-2007) y continuó durante el de Fernández (2007-2015).
La puesta en vigencia a finales de 2019 del nuevo Código Procesal Penal aceleró la salida de las cárceles de los acusados sin condena, ya que solo debe ser aplicada frente al riesgo real de entorpecimiento de la investigación o el peligro de fuga. El pasado octubre la Justicia decidió excarcelar a los empresarios Cristóbal López y Fabián de Sousa, también vinculados a la causa de los cuadernos, así como al exsecretario de Obras Públicas durante los Gobiernos kirchneristas (2003-2015), José López, pero en su caso no se hizo efectivo por haber sido condenado por enriquecimiento ilícito en otro caso.
La propia Cristina Fernández, que actualmente se encuentra en Cuba para ver a su hija Florencia -que recibe allí tratamiento de salud-, había recibido la revocación de otra orden de prisión preventiva hace dos meses, en el marco de la causa que investiga la firma en 2013 de un memorando de entendimiento entre la nación e Irán.
El juez que dictó la orden de detención de la exmandataria en ese caso, así como la de la causa de los cuadernos y otras derivadas de esa causa madre, y que pedía su desafuero, Claudio Bonadio, falleció la semana pasada. Gregorio Dalbón, uno de los abogados de la vicepresidenta argentina, afirmó que todas las órdenes de detención fueron “armadas” por Bonadio y luego revocadas por sus superiores.
Por otra parte, el presidente argentino, Alberto Fernández, aceptó que no se puede cumplir con el cronograma de pagos de la deuda contraída con el Fondo Monetario Internacional (FMI), pues si se hiciera se estaría “sumiendo a la economía en una postración absoluta”.
“Objetivamente no podemos cumplir”, señaló luego de que la vicepresidenta Cristina Fernández dijo que esa deuda “se salió de control” y aseguró que “para poder pagar hoy, primero hay que salir de la recesión”.
El mandatario explicó que si se pretendiera cumplir con el pago de la deuda con el FMI “igual no nos va a alcanzar, pero estaríamos sumiendo a la economía en una postración absoluta”, insistió en la entrevista citada por la agencia Télam. Al referirse a sus entrevistas recientes con los líderes políticos de Italia, España, Francia y Alemania, recordó que les explicó lo que se pretende realizar y lo que Argentina necesita, y afirmó que “la respuesta de apoyo” fue muy importante.
El gobierno del expresidente Mauricio Macri recibió una línea de crédito por 57 mil millones de dólares de parte del FMI en 2018, que es la que ahora se necesita reestructurar, tema de la visita esta semana de una misión del organismo financiero. A esa cifra se agregan 43 mil millones más en deuda con diversos acreedores privados.