Hay que redoblar esfuerzos para que la justicia llegue a todos: SCJN

Hay que redoblar esfuerzos para que la justicia llegue a todos: SCJN

0 461

Querétaro, Qto.- El presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, aseguró que la corrupción  judicial no sólo constituye una amenaza al Estado democrático de derecho y pone en tela de juicio la legitimidad misma del sistema, lo anterior durante su discurso en el Teatro de la República en el marco del 103 Aniversario de la Promulgación de la Constitución de 1917, y cuestionó que no se haya logrado consolidar en su totalidad un Estado de derecho.

En la ceremonia que encabezó al Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, indicó que es “un lujo al que solo pueden acceder (a la justicia) quienes más recursos tienen. Se trata, pues, de un problema que afecta a la totalidad de las instituciones y que tiene consecuencias nocivas para la gente en su día a día, con un impacto desproporcionado en quienes están en situación de mayor vulnerabilidad”.

Aseguró que “entre las cuentas pendientes de nuestro constitucionalismo sigue estando, dolorosamente, la consolidación plena de un estado de derecho y la promesa de una justicia a la que puedan acceder todas las personas, sin distinciones basadas en su identidad o particular situación”.

Explicó que “la visión de nuestra Constitución es la de un sistema de justicia independiente, imparcial, no discriminatorio, gratuito, transparente y de calidad, que garantice los derechos de todas y de todos”.

Estableció que “es claro que este modelo constitucional de justicia está aún lejos de ser una realidad para la gran mayoría de los mexicanos. La prevalencia de clientelismos, redes de tráfico de influencias, nepotismo, conflictos de interés y corrupción siguen siendo el principal obstáculo para que toda persona, cualquiera que sea su origen, condición o circunstancia, tenga a su alcance la posibilidad de defender y hacer valer los derechos que le asisten.

“La corrupción judicial no solo constituye una amenaza al estado democrático de derecho y pone en tela de juicio la legitimidad misma del sistema, sino que hace de la justicia, un privilegio para unos pocos. Un lujo al que solo pueden acceder quienes más recursos tienen. Se trata, pues, de un problema que afecta a la totalidad de las instituciones y que tiene consecuencias nocivas para la gente en su día a día, con un impacto desproporcionado en quienes están en situación de mayor vulnerabilidad”.

Aseguró que “en el Poder Judicial de la Federación hemos emprendido esfuerzos para revertir esta situación, los cuales comienzan a rendir frutos; pero no podemos bajar la guardia, no podemos cejar hasta en tanto saldemos la deuda que tenemos pendiente con la ciudadanía”.

Asimismo, refirió que a más de un siglo de distancia se mantiene el reto y la inaplazable responsabilidad de hacer de la Constitución una realidad plenamente vigente en la vida diaria de las personas.

“Tengo la certeza de que hoy en día las condiciones son propicias para ello y en el Poder Judicial de la Federación estamos comprometidos a hacer la parte que nos corresponde. Vamos en la ruta correcta, seguiremos trabajando sin descanso hasta lograr la meta de una justicia plena y completa para todos, con el único objetivo de servir al pueblo de México”, indicó.