Nepotismo, simulación y corrupción, sello del PRI con «Alito»

Nepotismo, simulación y corrupción, sello del PRI con «Alito»

0 534
Siguen los malos manejos.

Las votaciones del primero de julio de 2018 mostraron el rechazo hacia el PRI, expresado en una escasa votación a su favor, frente al apabullante respaldo ofrecido al Movimiento de Regeneración Nacional y aunque el partido tricolor tuvo la oportunidad de reestructurarse por segunda ocasión, las malas prácticas no se erradicaron y bajo la dirigencia de Alejandro Moreno el revolucionario va en picada.

Lo anterior, debido a que ante el Instituto Nacional Electoral no se ha podido acreditar la militancia de 75 por ciento de su padrón, lo que le convierte en el instituto político más afectado en ese respecto; el plazo para la revalidación de militantes concluyó con el año pasado, (31 de diciembre). De tal suerte, se estima que el tricolor sufra otra desbandada de afiliados, pues la corrupción, el nepotismo y la simulación, continúan.

Específicamente en el PRI capitalino, se esperan desagradables sorpresas con la próxima renovación de la dirigencia, empresa que se antoja complicada pues hay una alta posibilidad de que el INE revele que en la Ciudad de México el revolucionario no cuenta con los elementos básicos para iniciar el proceso, como la ausencia de un padrón debidamente acreditado ante la autoridad electoral.

Cabe recordar que la elección del actual dirigente, Alejandro Moreno, costó la renuncia de José Narro e Ivonne Ortega, entre otros priistas que manifestaron abiertamente su inconformidad, como el ex gobernador oaxaqueño, Ulises Ruíz, quien denunció el mal ejercicio de recursos públicos, por lo que el Ministerio Público inició carpetas de investigación que hasta la fecha se siguen integrando con pruebas contundentes que no pueden revelarse para no interferir con el proceso.

Además de las irregularidades ante el INE, otros asuntos podrían entorpecer la elección local, pues no hay que descartar al ex legislador, Sergio Jiménez Barrios que junto con dirigentes sociales de las diferentes alcaldías, decenas de organizaciones políticas y un sinnúmero de militantes; pudiera dar una sorpresa que puede no ser bien vista para los intereses Moreno Cárdenas y sus aliados, como el propio Gutiérrez de la Torre e Israel Betanzos.

Durante la elección de la actual dirigencia nacional, se denunció que el entonces candidato, Alejandro Moreno, era el designado por López Obrador para terminar de aniquilar al tricolor, lo que según fuentes internas, está ocurriendo.