Revisión de Ley de Ingresos dará pie a más recortes e incumplimientos

Revisión de Ley de Ingresos dará pie a más recortes e incumplimientos

0 226

Antonio Ortega Martínez, del Grupo Parlamentario de Partido de la Revolución Democrática y Secretario de la Comisión de Hacienda e integrante en la de Presupuesto de la Cámara de Diputados, acusó que el planteamiento hecho ayer por el coordinador de Morena, Mario Delgado para “modificar la Ley de Ingresos”, puede ser presagio de que pronto habrá recortes e incumplimiento al ejercicio del Presupuesto de Egresos 2020 aprobado el jueves pasado una vez que el INEGI confirmara que México se encuentra en “recesión técnica” y que el Fondo Monetario Internacional volvió a rebajar la estimación del crecimiento para este y el próximo año, compartiendo la idea de que México no mejorará en su economía en este período.

Como señala el dicho mexicano: “Más pronto cae un hablador”, señaló el legislador en clara alusión a la actitud asumida por el líder de la bancada de Morena en San Lázaro, Delgado Carrillo quien, a contracorriente de las advertencias de la oposición, evitó que se hicieran modificaciones a la propuesta  enviada por el Ejecutivo asegurando que el presupuesto era “una buena noticia para el país, que con él habrá mayor crecimiento económico, mejor distribución de la riqueza, y que lograba reflejar la Cuarta Transformación que se encuentra consolidando el gobierno de Andrés Manuel López Obrador”.

En este marco, Ortega Martínez sumó el anuncio hecho por el Presidente de la República junto a liderazgos de cámaras empresariales e inversionistas con la puesta en marcha de un “Plan Nacional de Inversión en Infraestructura” por 859 mil 22 millones de pesos en un contexto nada positivo y donde se planteó un paquete inicial de 147 proyectos financiados netamente con capital privado.

“El Plan de Infraestructura parecería –consideró- un segundo “parto de los montes” porque hace cuatro meses, el secretario Arturo Herrera anunció un Programa de Inversión pública (por 485 mil mdp para impulsar la infraestructura) a fin de acelerar la economía del país y tratar de que, en el segundo semestre, pudiera garantizarse un crecimiento económico que equilibrara la pérdida del primer semestre”.

Sin embargo, añadió, ese anuncio (del 29 julio) fue un petardo, un proyecto de mentiras, de esperanzas que nunca pudieron ser realmente operadas y aplicadas, y las consecuencias -la terca realidad se va a seguir imponiendo- es que ¡el famoso proyecto de rescate económico nunca existió y el INEGI lo acaba de confirmar!, replicó.

“Lo anunciado el día de hoy por el Presidente y por la representación empresarial contiene aún elevados grados de insatisfacción en la relación de desconfianza, es multianual: 850 mil millones de pesos en cinco años (hasta el 2024) y para este 2019 una cantidad mucho menor, recalcó.

“No se habla de coinversión en proyectos nuevos, importantes, audaces que multipliquen la vida económica en regiones o estados”, aclaró.

Estamos hablando, citó, de que solo sumaron la inversión pública (aprobada en el presupuesto con los “asegunes” que evidenciamos en cuanto a que no se podrá recaudar lo previsto) y, por lo tanto, será imposible poder gastar. Y por separado, la inversión privada que huele más a concesiones, a contratos e inversiones separadas del gasto público todas ellas regidas -con toda seguridad- por el principio de que son seguras, rentables y que no ponen en riesgo sus capitales”, subrayó Ortega Martínez.

Al finalizar, le legislador perredista hizo notar que en el Plan anunciado este martes por López Obrador, no prevé inversiones de capital conjunto, público y privado, para el Tren Maya, lo que –dijo- habla de las enormes dificultades y desconfianza que la IP les tiene.

“No hay ninguna inversión conjunta en Dos Bocas, lo que reitera las desconfianzas de la viabilidad financiera de esta obra; tampoco hay mezcla de recursos en Santa Lucía, lo que refrenda que los proyectos de infraestructura prioritarios del gobierno, carecen de la confianza privada y, por lo tanto, su riesgo es de tal tamaño que los dueños de los capitales prefieren invertir por su cuenta en obras públicas; pero con el carácter  de concesiones, licitaciones o contratos separados, lo que habla de las debilidades, de los proyectos del gobierno federal”, insistió Antonio Ortega.

Creo, abrevió, que este es un anuncio que pretende alentar confianzas, generar una inercia diferente al pesimismo, al deterioro económico y a la incertidumbre que tenemos, y sumado al anuncio de Mario Delgado en el sentido de que “vale la pena modificar la Ley de Ingresos” presagia que pronto habrá recortes e incumplimiento a lo aprobado en el Presupuesto de Egresos”, concluyó.