Ofrecen segunda oportunidad a adolescentes primo delincuentes

Ofrecen segunda oportunidad a adolescentes primo delincuentes

0 317

Ángel Galván

Metepec, Edomex.- El Fiscal General de Justicia mexiquense, Alejandro Gómez Sánchez, informó que en lo que va del año, 400 adolescentes primo delincuentes se han incorporado al programa “Mexiquense date chance”, a través del cual se pretende evitar que aquellos jóvenes que han cometido un robo simple o lesiones purguen una condena en un Centro de Internamiento y, en su lugar, sean integrados a una actividad productiva, deportiva o cultural como medida de rehabilitación, para evitar que reincidan en la comisión de un delito o ingresen al mundo de las drogas.

Luego de una reunión con integrantes del Consejo de Participación Ciudadana y Empresarial del Estado de México, informó que el objetivo de este programa es darles una segunda oportunidad de vida a estos adolescentes que enfrentan un proceso penal y crear una red de apoyo que permita sacarlos de las malas prácticas y, en ocasiones, reconstruir su núcleo social.

Explicó que, para incorporarse al programa, los adolescentes celebran un convenio con el ministerio público, con quien acuerdan la reparación del daño y se comprometen, junto con sus padres, a incorporarse a un tratamiento en un Centro de Integración Juvenil, al tiempo en que la Fiscalía General de Justicia del Estado de México les consigue una beca para estudiar o conseguir un empleo para mejorar su rehabilitación.

Agregó que el programa se amplía para las propias familias de los adolescentes, principalmente, si éstas son disfuncionales, pues se busca la manera de que si el padre del menor no cuenta con un empleo, éste pueda ingresar a una de las empresas que forma parte de la red, a efecto de reconstruir el núcleo familiar y evitar que prevalezca la vulnerabilidad, lo que los pone en riesgo de involucrarse en la comisión de algún delito.

Ante ello, Gómez llamó al sector empresarial a sumarse a esta red de apoyo para este tipo de adolescentes, con la intención de que puedan ser apoyados más jóvenes que enfrenten este tipo de circunstancias y evitar que las prácticas que están arraigadas en los centros de internamiento sean aprendidas y replicadas por personas que han cometido delitos menores, lo que impide una verdadera readaptación social.

Por otro lado al ser cuestionado si las leyes aprobadas significaban un retroceso en la impartición de justicia, Gómez Sánchez, expresó que no es un retroceso, sino que hemos migrado del modelo de justicia mixto inquisitivo al modelo acusatorio, que entró en vigor en el 2016.