Acepta Godoy Ramos deficiencias en la PGJCMDX

Acepta Godoy Ramos deficiencias en la PGJCMDX

0 291

Durante su comparecencia ante el pleno del Congreso capitalino, la abogada de la Ciudad de México Ernestina Godoy Ramos, reconoció deficiencias en la dependencia a su cargo, “ya que se recibió una institución con serios problemas

estructurales, debilidades institucionales, múltiples rezagosacumulados, prácticas de corrupción, carente de políticas deinvestigación, violación de derechos humanos y maltrato a víctimas eimputados.

Aseveró, “no puede haber acceso real a la justicia, sino reducimos las brechasde impunidad y si ello no ocurre no habrá mejora sustantiva niperdurable en la seguridad. Nuestro trabajo es procurar justicia,proteger a las víctimas y combatir la impunidad, lo hacemos con lasherramientas que nos otorga la Constitución y las leyes, y con plenorespeto a los derechos humanos de todas las personas”.

Apuntó, “los últimos seis años significaron un serio retroceso en materia de seguridad y procuración de justicia. Los datos son incontrovertibles. En diciembre del 2018, la ciudad registró la mayor incidencia delictivaobservada a lo largo de 21 años. Con 241 mil denuncias ante laProcuraduría, se rebasó el máximo histórico registrado en 1997,donde la ciudad vivió una de sus mayores crisis de inseguridad”..

Aceptó que en la actualidad la atención al público que se brinda en las Fiscalías centrales y desconcentradas es deficiente, “es unproceso sumamente tardado y opaco que desalienta la denuncia, y quecarece de blindajes que eviten prácticas corruptas, y que larecepción de una denuncia toma más de cuatro horas, y sin importarla gravedad del delito, es imprescindible presentarse en la agencia”.

Resaltó, “dentro de la Policía de Investigaciónexistían vínculos con grupos criminales, falta de profesionalización y controles de confianza, se carecía de una política deinvestigación capaz de detectar patrones y generar estrategias de

combate a la actividad criminal”; además de existir un rezagoimportante en la implementación del Sistema Penal Acusatorio”.

Apuntó, “se ha logrado contener el incremento de la incidencia delictiva y la inseguridad, pararomper la tendencia observada en 2017 y 2018, y avanzar en la reducciónde delitos de alto impacto y mejorar la seguridad en algunas zonas de la ciudad. Entre diciembre de 2018 y agosto de 2019 se registró una disminución del 30.6 por ciento en la incidencia delictiva de altoimpacto en 338 colonias prioritarias, en las que se registra 70 porciento del total de los delitos denunciados en la capital”.

“Estoy convencida que la función de la Procuraduría no consiste en presumir las disminuciones en el número de denuncias. Todo locontrario, a la Procuraduría le interesa que se denuncie parainvestigar los delitos y obtener información sobre tipologíascriminales, sus componentes, zonas, complicidades y con ello generar políticas y estrategias de combate al crimen. Más denuncias, más confianza, y más denuncias resueltas, significa menos impunidad y másjusticia”, refirió.

Sugirió replantear la forma en que se mide la incidencia delictiva en la ciudad. “Cuando sólo se incluyendenuncias, se distorsiona la realidad, se ignora la cifra negra, sedesalienta la denuncia y se generan incentivos negativos para los cuerpos policiacos. La función de la Procuraduría es recibir denuncias, investigar delitos y presentar ante los jueces a las personasresponsables, y que el mejor indicador para evaluar su trabajo es laforma en que procesa cada carpeta de investigación”, manifestó.

Al referirse a la transformación de la Procuraduría a Fiscalía General de la Ciudad, indicó que esta es una oportunidad históricapara crear la mejor Fiscalía del país, independiente, justa y con lavíctima en el centro, “no se trata de pequeñas reformas, no sólo es un cambio de nombre,sino un cambio profundo, un cambio de reglas para crear una nuevainstitución que le de confianza a los ciudadanos”.