Retornarán a Guatemala migrantes heridos en Morelos y Edomex

Retornarán a Guatemala migrantes heridos en Morelos y Edomex

0 270

Cuernavaca, Morelos.- Los tres migrantes guatemaltecos que fueron encontrados heridos en Morelos -incluyendo un menor de 11 años de edad- serán retornados a su país por las autoridades consulares de aquél país centroamericano, informó el secretario de Gobierno de la entidad, Pablo Ojeda Cardenas.
Luego de que la semana pasada Christian Ibán González, fuera dado de alta y se reuniera con su tío y su primo también resguardados en Morelos, las autoridades estatales y de Guatemala acordaron este martes que esperarán a que la Fiscalía General del estado de Morelos (FGEM) abrevie el procedimiento legal al que aún están sometidos como víctimas, para que el Instituto Nacional de Migración (INM) los reciba, y a su vez, los entregue a la Embajada de Guatemala en México.
“Se acordó que la FGEM pida la audiencia para el desahogo anticipado de pruebas para que culmine su participación en la carpeta de investigación, lo cual sería antes del próximo domingo, para que pueda estar la fiscalía entregando a INM a estas tres personas y sean instalados -no en la estación migratoria de la ciudad de México- sino en la residencia de la embajada de Guatemala, para que la siguiente semana, el viernes, sean trasladados vía aérea a Guatemala y allá sean recibidos por las autoridades de Guatemala, quienes serán los que les lleven a sus casas con sus familiares y culmine así la tragedia que vivieron por su tránsito en México”, explicó el funcionario.
Mientras los guatemaltecos son entregados al INM, permencerán resguardados en un albergue en Morelos, ya que aún pueden ser víctimas del grupo criminal que los ataco, sin embargo, no se ajustarán a una solicitud de una visa humanitaria, ya que pretenden regresar a su país.
El pasado siete de julio, el menor Christian Ibán fue encontrado en el municipio de Ocuituco, abrazado del cadáver de su padre. De acuerdo con su versión y posteriores investigaciones, ambos fueron víctimas de un grupo criminal que se comprometió en llevarlos “al norte”, pero finalmente sólo los usaron como carnada para extorsionar a sus familiares que se encuentran encuentran en los Estados Unidos, quienes si hicieron diversos depósitos para salvarles la vida.
Christian Ibán fue internado para ser atendido de un corte de arma punzo cortante en el cuello, una herida muy similar a la que recibió su padre y que finalmente, le costó la muerte y cuyo cadáver a su país natal días después.
En tanto, autoridades del Estado de México contactaron a las de Morelos para informarles que con ellas estaban los familiares del menor: según la versión de ellos, los hermanos González viajaron a México junto con sus hijos, para internar cruzar México e internarse a la Unión Americana. Durante su paso por el centro del país, fueron contactados por un grupo de personas que mediante un pago -no revelado- los llevarían hasta la frontera norte, y de ahí los pasaría al “otro lado”, pero eso no sucedió.
Cuando los tuvieron a su merced, los secuestraron y cuando tuvieron el dinero de sus familiares en EEU, los dividieron: A Arturo y su hijo Byron Almicar los llevaron al estado de México y a Christian Ibán a su padre de nombre Aroldo, los dejaron en el estado de Morelos.
A los cuatro les hicieron cortes en el cuello para que murieran desangrados, pero esa suerte sólo la corrió el padre del menor.
El pasado 22 de julio, la comisión estatal de Seguridad (CES), anunció la detención de tres personas -entre ellos una mujer- como parte del grupo responsable de secuestrar y lastimar a los guatemaltecos. Fueron detenidos en la ciudad de Cuautla.
Previo a su reunión del pasado domingo, los familiares del menor guatemalteco acudieron al HNM a visitar a Christian Ibán, y días más tarde, el personal del hospital y la presidenta del DIF-Morelos, Natalia Rezende le festejaron su cumpleaños: cumplió 11 años.
Durante los 40 días que han pasado desde que fueron localizados y reunidos, el gobierno de Morelos los ha mantenido resguardados en un lugar secreto y con cuidado policiaco para evitar que puedan ser atacados por el grupo criminal que les hizo daño.