Bolsonaro acusa que ONG´s provocan incendios en selva amazónica

Bolsonaro acusa que ONG´s provocan incendios en selva amazónica

0 216

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, acusó sin pruebas este miércoles a las organizaciones no gubernamentales (ONG) de estar provocando incendios en la selva amazónica para avergonzar a su gobierno después de que éste les retiró la financiación. Bolsonaro dijo que “todo indica” que las ONG están yendo a la Amazonia para “prender fuego” a la selva. Al ser preguntado sobre si tiene pruebas que respalden su acusación, afirmó que no tiene “un plan escrito”, agregando que “no es así como se hace”.

El mandatario brasileño hizo hincapié en que su gobierno recortó la financiación de las ONG, algo que según argumentó les daría motivos para incendiar la selva con el objetivo de infamar a su Ejecutivo. “El delito existe”, dijo durante una transmisión por Facebook Live. “Esta gente está perdiendo el dinero”. Es probable que las palabras de Bolsonaro irriten a sus críticos, cada vez más preocupados por la actitud del gobierno hacia la selva amazónica, uno de los bastiones más importantes del mundo contra el cambio climático. Brasil alberga a más de la mitad de la Amazonia. Bolsonaro, un veterano escéptico de las preocupaciones medioambientales, quiere desarrollar la Amazonia y ha dicho a otros países preocupados por el aumento de la deforestación desde que llegó al cargo que se preocupen de sus asuntos.

El mandatario dijo que su gobierno está trabajando para controlar los incendios en la selva amazónica, que han alcanzado un récord este año. El centro de investigación espacial brasileño, INPE, ha detectado 72 mil 843 incendios en lo que va de año. Al ser preguntado sobre la propagación descontrolada de las llamas, Bolsonaro rechazó las críticas y dijo que es el momento del año en que los agricultores realizan las “queimadas” o quemas para despejar tierra. “Me solían llamar Capitán Motosierra. Ahora soy Nerón, prendiendo fuego a la Amazonia. Pero es la temporada de la ‘queimada’”, comentó a los periodistas.

Una agencia oficial del gobierno brasileño reportó un aumento récord de incendios forestales en el país este año, y el presidente brasileño Jair Bolsonaro insinuó el miércoles, sin aportar pruebas, que las organizaciones no gubernamentales podrían estar provocándolos para hacerlo ver mal.

El Instituto Nacional para la Investigación Espacial, la agencia federal que monitorea la deforestación y los incendios, informó que este año ha habido una cantidad récord de incendios forestales en Brasil: 74.155 hasta el martes. Eso es un incremento de 84% en comparación al mismo período del año pasado. Bolsonaro asumió la presidencia el 1 de enero.

“Quizás _y no lo estoy afirmando_ estas (personas de las ONG) están llevando a cabo acciones criminales para atraer la atención en mi contra, contra el gobierno de Brasil”, dijo Bolsonaro en un video publicado en su cuenta de Facebook. “Esta es la guerra que estamos librando”. Cuando los reporteros le preguntaron su tenían alguna evidencia, el presidente respondió que no tenía ninguna.

Los estados que han sido más afectados este año son Mato Grosso, Pará y Amazonas _todos en la región amazónica_ y representan el 41,7% de todos los incendios. Bolsonaro, quien una vez amenazó con retirar a Brasil del acuerdo climático de París, ha atacado repetidamente a las organizaciones ambientales no lucrativas, a las que ve como obstáculos de su plan para aprovechar todo el potencial económico del país, incluso las zonas protegidas.

El presidente brasileño y el ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, son cercanos al poderoso grupo de legisladores rurales en el Congreso y han estado abogando por más oportunidades económicas y desarrollo en la región amazónica, a la que consideran demasiado protegida por las leyes actuales.

Algunas ONGs, ambientalistas y académicos responsabilizan a las políticas a favor del desarrollo de Bolsonaro por el alto incremento de deforestación en la Amazonía, como indican los últimos datos del Instituto Nacional para la Investigación Espacial.

La comunidad internacional también ha presionado al gobierno brasileño para que proteja la vasta selva amazónica de la tala y la minería ilegal. Citando la aparente falta de compromiso de Brasil para combatir la deforestación, Alemania y Noruega han decidido retener más de 60 millones de dólares en fondos asignados a proyectos de sostenibilidad en la selva brasileña.