Buscan evitar migración con centros integradores

Buscan evitar migración con centros integradores

0 302

A fin de brindar oportunidades a la población indígena y en general, para evitar que migren hacia las zonas urbanas del estado o incluso hacia los Estados Unidos, se pusieron en marcha los Centros Integradores en zonas rurales, informó el Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI).

De acuerdo con el encargado de la oficina de la dependencia en la entidad, Sebastián Ruiz de la Cruz, sin precisar el número, dijo que hay tabasqueños de origen indígena de los municipios de Nacajuca y Tacotalpa, en algunas ciudades de los Estados Unidos, hacia donde migraron desde hace años.

Ese flujo, comentó en entrevista, ya es raro que ocurra, pero sí se presenta de manera interna, tanto de comunidades en el estado como de entidades vecinas, que llegan a las zonas urbanas como Villahermosa para buscar alguna oportunidad laboral y tratar de salir de la marginación.

“Algunos por desplazamiento, otros por una reubicación probablemente sin consentimiento y otros que escapan de la violencia, de la marginación o pobreza; y otros provocados por los estragos del cambio climático y degradación ambiental. Muchos emigran por mejores perspectivas de empleo para ellos y sus familiares”, expuso el funcionario.

Sebastián explicó que estas medidas conllevan riesgos porque se enfrentan a condiciones poco seguras e insalubres en las ciudades, además del peligro de caer en redes de trata de personas, principalmente las mujeres y las niñas indígenas.

También mencionó que, por lo anterior, se han puesto en marcha los centros integradores, para tener una dinámica económica y cuenten con accesos a sus recursos sin tener que arriesgarse en las zonas urbanas o fuera de las fronteras.

Es por ello que el funcionario indicó que en el gobierno estatal existe una coordinación de centros integradores que trabajan de manera conjunta con la Secretaría de Bienestar y así concurrir en los programas y servicios ofrecidos por el gobierno federal.

De acuerdo a la coordinación, serán instalados 200 centros integradores donde se promoverá la integración y el desarrollo económico social, cultural, ambiental y productivo de las localidades indígenas rurales y de barrios urbanos.