Le Monde revela los errores y torpezas que avivaron las llamas de...

Le Monde revela los errores y torpezas que avivaron las llamas de la Catedral de Notre Dame

0 147

París.- Un mes y medio después del incendio, a pesar de los trabajos, de los ingenieros de todo el mundo y de las donaciones que llovieron desde la misma tarde del siniestro, la catedral de Notre Dame sigue en peligro, según los expertos.

«Es un gigante herido que aún no está de pie», dice el gerente de proyecto de reconstrucción al diario Le Monde, que realizó una investigación sobre el estado de la catedral.

El periódico dedica mucho espacio a la reconstrucción de la «media hora en la que sucedió todo», desde la alarma no incluida hasta el error en la localización de las llamas, hasta la llamada de los bomberos. Y acusa por los increíbles fracasos del mecanismo de seguridad de la catedral, comenzando con la reducción del personal de vigilancia de dos a un tutor por turno.

«Notre Dame es un gigante herido», según Philippe Villeneuve, el arquitecto jefe a cargo de las obras de reconstrucción, que están a pleno. «Todavía estamos trabajando para eliminar el riesgo de derrumbes», agregó Antoine Marie Preaut, jefe del servicio de conservación de monumentos históricos de la Dirección de Asuntos Culturales de la región de Ile-de-France.

En el equipo de expertos de todo el mundo, se destaca Carlo Blasi, un ingeniero italiano que se dio a conocer en todo el mundo por la consolidación de los edificios bombardeados en Mostar, en Bosnia y Herzegovina. Junto con los otros ingenieros y arquitectos, está procediendo, en estos días, a apuntalar las partes más frágiles devoradas el fuego, el frontón occidental y el crucero norte. Ha sido posible montar una protección temporal allí, pero el fortalecimiento de las estructuras es esencial para desplegar las dos grandes superficies que descansarán sobre las estructuras de la nave.

En pocos días comenzará el desmantelamiento de los gigantescos andamios de las obras de renovación, a partir de los cuales se habrían desarrollado las llamas. Un trabajo muy delicado, donde habrá que evitar cualquier riesgo de colapso debido a una estructura debilitada por el fuego. Al sacar los andamios pueden caer parte de la estructura de Notre Dame, advierten los entendidos.

Le Monde reconstruye la media hora transcurrida entre la primera alarma de la celda de la computadora de vigilancia, que debería haberse interpretado correctamente, y la intervención real. El primero en reconocer el alerta fue un empleado de la compañía de vigilancia, a quien sus colegas ni siquiera le prestaron atención: había empezado por la mañana y a las 18, estaba aún de servicio. El sabía muy poco acerca de la ubicación del alerta y no conocía la catedral en absoluto. Tanto es así que en la primera alerta, la luz indicaba «sacristía del techo» pero el guardián caminó hacia el lado equivocado y entonces no tuvo «nada que informar». Solo largos minutos más tarde interviene el sacristán principal, que conoce cada centímetro de la catedral y sube al techo con un supervisor. Eran las 6:43 PM y allí vieron las llamas muy altas, que ya estaban devorando el corazón de la estructura que soportaba el techo. Era demasiado tarde.