La exposición Zapatas y zapatistas de Edmundo Font, llega al Centro cultural...

La exposición Zapatas y zapatistas de Edmundo Font, llega al Centro cultural Bella Época

0 312

La exposición Zapatas y zapatistas, de Edmundo Font, se exhibe exitosamente en la Galería Luis Cardoza y Aragón del Centro Cultural Bella Época. Este singular homenaje a Emiliano Zapata, en el Centenario de su trágica desaparición, surgió a partir de una obra de Font exhibida de manera permanente en el Museo de la Casa Natal de nuestro héroe legendario en Anenecuilco (misma que fue incluida en una serie iconográfica sobre la Revolución Mexicana celebrada en el Museo de Arte Popular de la Ciudad de México).

Poeta y diplomático, Edmundo Font (Tampico, 1953) incursiona en la pintura desde hace una década y media, de manera autodidacta. Es autor de varios libros de poesía y traducción que enfocan el tema de la creación en las artes plásticas y considera que esta otra vocación suya parte de una inquietud vital plasmada ya desde su primer plaquette “Otra Vez Guernica”, que contó con ilustraciones del maestro Benito Messeguer. Su libro de poesía “Carne de Azul Desierta”, publicado por la Universidad Metropolitana también fue destacado con dibujos del Maestro Gilberto Aceves Navarro. En síntesis, los trabajos de Font mantienen un diálogo permanente con la tradición pictórica de grandes maestros del pasado y del presente, y la selección de trabajos de esta exposición dedicada a Zapata, lo denota así también.

Font tiene en su haber más de 30 exposiciones individuales, de las que destacan las montadas en el Palacio Clavijero, en Morelia; Museo Casa Diego Rivera en Guanajuato; Centro Cultural Acapulco, “GB Gallery”, y Museo de Historia de Tlalpan. Y en el exterior, en el Museo de Calaceite, España; Galería del emblemático café de Saint-Germain-des-Prés (París), “Les Deux Magots”; “River Side Gallery en NY, y el Museo de Arte Moderno de Cartagena de Indias.

De él ha escrito Derek Walcott, Premio Nobel de Literatura: “… es un pintor considerablemente talentoso que ama mi isla genuinamente, y que pinta con lo que solo puede llamarse un decente frenesí… y como cualquier buen artista, agota y dramatiza los clichés históricos de su país. Tiene retratos vigorosos que rinden homenaje a personajes como Emiliano Zapata; pinturas frenéticas, excitables, pero efectivas; hechas con pintura que suele verterse sobre las superficies y luego trabajadas y apuradas con pinceladas lineales para indicar dibujos más cercanos a los grafitis que a la academia”.