Estructura de Notre Dame se ha salvado, aseguran bomberos de París

Estructura de Notre Dame se ha salvado, aseguran bomberos de París

0 216

Los bomberos de París no están seguros de que se pueda detener la propagación de las llamas por la cubierta de la catedral de Notre Dame de París y señalaron que, si el fuego alcanza las torres, las consecuencias son imprevisibles. El secretario de Estado francés de Interior, Laurent Nuñez, presente en el lugar de los hechos, afirmó que la salvación del monumento “no está asegurada”.

Un portavoz de los bomberos, Jean-Claude Gallet, dijo que la prioridad se centra ahora en evitar que se derrumbe la torre norte de la catedral, lo que podría acabar con buena parte del edificio. En las labores de extinción del incendio, que se declaró, después del cierre del monumento al público, participan 400 bomberos y hay 18 cañones de agua y medios aéreos y acuáticos desde el cercano río Sena.

El presidente francés, Emmanuel Macron, acudió a los alrededores de Notre Dame de París para seguir el trabajo de los bomberos acompañado por el primer ministro, Édouard Philippe. Otros miembros de su Gobierno, entre ellos la ministra de Defensa, Florence Parly, el titular de Cultura, Franck Riester, y el secretario de Estado de Interior, se trasladaron igualmente al puesto de mando desde donde se supervisan las operaciones.

Antes de desplazarse hasta la catedral, el jefe del Estado había decidido aplazar un discurso de gran importancia que debía retransmitirse por televisión a las 20:00 hora local  y en el que se esperaba el anuncio de medidas para intentar cerrar la crisis de los “chalecos amarillos” abierta hace cinco meses. En un primer mensaje en su cuenta de Twitter, Macron manifestó la “emoción de toda una nación” por el incendio e indicó que pensaba en todos los católicos y todos los franceses.

El Gobierno francés cree que la estructura de la catedral de Notre Dame de París “puede haberse salvado”, debido al enfriamiento registrado en los últimos minutos aunque invitó a “seguir siendo prudentes”, e informó de que hay un bombero herido grave en los trabajos de extinción. El secretario de Estado francés del Interior, Laurent Nunez, declaró a los periodistas que “el fuego ha bajado en intensidad” gracias a la labor de los bomberos, por lo que ha entrado “en fase de enfriamiento”.

Para que se confirme esta nueva fase habrá que esperar “unas tres o cuatro horas”, pero con los elementos de los que las autoridades disponen se puede “pensar que la estructura se ha salvado, principalmente la de la torre norte”, que era la que más preocupaba. Tras declararse como “mucho más optimista que hace unos momentos”, Nunez rechazó las críticas propagadas por las redes sociales por la no utilización de helicópteros o aviones para sofocar el fuego.

“El lanzamiento de agua desde el aire habría sido extremadamente peligroso, frente a lo dicho en redes sociales”, aseguró el alto cargo, en aparente alusión a un “tuit” del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en el que se preguntó por qué no se estaban empleando aviones cisterna en las labores de extinción. El jefe del dispositivo de bomberos que trata de apagar el fuego, Jean-Claude Gallet, explicó que hay al menos un herido grave entre los miembros de su equipo. “Vamos a necesitar varias horas para que la estructura se enfríe y se evite el derrumbe, pero podemos decir que la estructura se ha salvado”, señaló Gallet, quien explicó que dos terceras partes del tejado se han visto dañadas por las llamas.

Al mismo tiempo, el bombero relató que están tratando de poner a salvo el mayor número de obras de arte de la catedral, aunque resulta muy complicado por el humo y porque no dejan de desprenderse fragmentos desde la cubierta.

Pie de foto.- El secretario de Estado francés de Interior, Laurent Nuñez afirmó que la salvación de la catedral de Notre Dame de París “no está asegurada”.

Notre Dame, el monumento más visitado de Francia

La catedral de Notre Dame de París, en llamas desde este jueves por la tarde, es el monumento más visitado de Francia, con 13 millones de personas al año, y símbolo de la historia del país en momentos clave. Notre Dame es, junto a la torre Eiffel, uno de los grandes atractivos de la ciudad y una de las obras maestras del arte gótico con más de 800 años de historia. El obispo de la ciudad Maurice de Sully decidió en 1160 construir una catedral en el estilo de la época y, respaldado por el rey Luis VII, por los notables y por múltiples corporaciones profesionales, las obras comenzaron tres años después, pero tardaron en finalizar algo más de un siglo, en 1272.

 Durante un tiempo fue el edificio cristiano más grande del mundo occidental y símbolo de la riqueza y de la potencia de la capital. Está levantada en el corazón de París, en la Isla de la Ciudad, y pocos metros delante de la fachada se encuentra el kilómetro cero de la red de carreteras radiales de Francia. Según los estudios arqueológicos realizados, se encuentra ubicada en el mismo lugar donde anteriormente hubo al menos cuatro edificios religiosos diferentes: una iglesia paleocristiana del siglo IV, una basílica de la época merovingia, una catedral de la carolingia y otra románica que se fue destruyendo conforme se levantaba la actual gótica.

Su historia ha estado estrechamente asociada a la de la ciudad y a la de toda Francia, con algunos momentos que han dejado huella. En 1793, en una de las fases de mayor anticlericalismo de la Revolución Francesa fue transformada en “Templo de la Razón”. Años más tarde, fue el lugar escogido por Napoleón para su coronación en diciembre de 1804 como emperador La catedral fue también el escenario de las celebraciones de la liberación de París de los nazis, con un oficio religioso el 26 de agosto de 1944 al que asistió el general Charles de Gaulle, después de descender por los Campos Elíseos entre cientos de miles de personas.

También allí se oficiaron funerales nacionales para personalidades políticas como Charles de Gaulle y los también presidentes Georges Pompidou y François Mitterrand. El 15 de noviembre de 2015, dos días después de la oleada de atentados yihadistas en París en los que fueron asesinadas 130 personas y varios cientos más fueron heridos, tuvo lugar en Notre Dame una misa en homenaje a las víctimas. El 6 de junio de 2017, un hombre armado con un martillo agredió a un policía al grito de “¡Esto es por Siria!” junto a la catedral, antes de ser herido por otro agente, en lo que se consideró un atentado terrorista. Actualmente se estaban realizando obras de restauración, con un costo estimado de 6 millones de euros, que debían prolongarse hasta 2022 y que necesitaron de la instalación de unos enormes andamios que llegaban a 100 metros de altura.