Deben de aumentar medidas para prevenir venta de medicina “pirata” y robada

Deben de aumentar medidas para prevenir venta de medicina “pirata” y robada

0 80

Leobardo Reyes

El congresista Christian von Roehrich de la Isla solicitó a la secretaria de Salud de la capital, Oliva López Arellano a implementar todas  las  acciones  necesarias  para  controlar  el  ingreso  y  salida de  medicamentos  de  todos  y  cada  uno  de  los  centros  de  salud  de  la  Ciudad  de México,  a  fin  de  evitar  que prevalezca  el  robo  de  los  mismos, y  en  caso de encontrarse  involucrados  servidores  públicos  de  esa  dependencia  realizar las denuncias correspondientes.

Asimismo, pidió a los titulares de la Procuraduría  General  de  Justicia  de  la  Ciudad de México, Ernestina Godoy Ramos y de las 16 Alcaldías, realicen operativos por su cuenta o en coordinación con autoridades federales, a fin de  inhibirysancionar laventailegal de medicamentos en los mercados.

Recalcó, “este tema va mucho más allá de posturas partidistas, estamos hablando de que el robo de medicinas y la venta ilegal de estas sustancias impacta directamente en la salud de la ciudadanía, es preocupante y por ello se deben tomar acciones inmediatas”.

Destacó, México ocupa el sexto lugar entre los países con mayor índice de venta ilegal de medicamentos, sólo detrás de China, Rusia, Estados Unidos de América, India y Brasil. De acuerdo con cifras de la Asociación Mexicana de Industrias de Investigación Farmacéutica, el 60 por ciento de las medicinas que se venden en nuestro país son robadas, caducas, falsificadas, o elaboradas sin requerimientos de calidad.

Aunado a esto, la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica (Canifarma) indica que alrededor de 8 millones de personas consumen estos fármacos, “la venta ilegal no sólo descansa en la falsificación, sino que también el robo al sector salud se ha convertido en el modus operandi de quienes se  dedican a esta práctica. Esto implica, sólo en nuestro país, una pérdida de 18 millones de pesos al año”.

Reconoció que se han hecho muchos esfuerzos en esta materia como los 226 operativos por la COFEPRIS, el SAT, Policía Federal, entre otras, “pese a todos estos esfuerzos la incidencia no ha bajado y esta práctica continua, necesitamos acciones inmediatas que corten de tajo estas acciones que ponen en riesgo a la ciudadanía. La falsificación, robo y venta ilegal de medicinas es un problema grave y es nuestra obligación como representantes de los ciudadanos cuidar, promover y garantizar el derecho a la salud”.