“Fresco Bote” para quien utilice armas de réplica y hechizas en la...

“Fresco Bote” para quien utilice armas de réplica y hechizas en la metrópoli

0 420

Leonardo Juárez R.

A fin de otorgar prisión preventiva oficiosa a los imputados que utilicen armas réplica y hechizas para cometer delitos, el mandatario de la Ciudad de México, José Ramón Amieva Gálvez, entregó ayer al Congreso de la Ciudad de México una iniciativa de decreto por el que reforman los artículos 19 Constitucional, 167 y 170 del Código Nacional de Procedimientos Penales.

En conferencia de prensa realizada en las instalaciones de la PGJCDMX, Amieva Gálvez acompañado del secretario de Seguridad Pública Raymundo Collins Flores y del Procurador Edmundo Garrido Osorio, mencionó que la propuesta deriva de las acciones que el gobierno de la Ciudad de México, a través de la SSP y de la Procuraduría General de Justicia (PGJ), ha emprendido para retomar la seguridad en la capital, y que en los últimos meses han dado resultados, como se refleja en la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana, trimestral, del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), respecto de la percepción social sobre inseguridad pública a nivel nacional.

Apuntó, “en esta encuesta que abarca de julio a septiembre de este año y que divide la ciudad en cuatro grandes regiones, establece que hemos tenido una reducción en la percepción de la inseguridad, la citada encuesta establece que en las cuatro zonas en las que está divida la Ciudad de México la percepción de inseguridad disminuyó en promedio casi 10 por ciento”.

Recalcó, “la iniciativa aporta mayores herramientas para que tanto la función policial, como la de investigación, sean eficaces, y que quienes cometen un delito usando armas réplica o hechizas sean sujeto de prisión preventiva oficiosa. Se requiere considerar en esta figura la reincidencia como una causal, ya que del 100% de personas presentadas que cuentan con antecedentes penales, y que ocupan algún objeto o arma cuyo calibre no está reservado a las fuerzas especiales o al Ejército, casi 50% son liberadas y pasan su proceso penal en libertad”.

Aseveró, “las personas no pueden distinguir si con lo que la están amenazando es un arma réplica o un arma real. Las armas fueron diseñadas para causar daño y muerte, en manos de alguien que agrede o que las usa para generar una situación de violencia e intimidación, no se puede discernir entre un arma de fuego de un calibre reservado y uno no reservado, todas son usadas para causar daño”.

Aseveró, “retomar la seguridad en esta ciudad tiene dos vertientes muy importantes. La primera es atender de manera inmediata cualquier delito, la segunda es generar una prevención adecuada para que los delitos no se cometan, y la tercera es un esquema de investigación, que cuando no se cuente con la persona responsable que haya generado el delito, pues sea llevada ante los Tribunales correspondientes”.

Al hacer uso de la palabra, el titular de la SSPCDMX, Raymundo Collins Flores, sostuvo que los esfuerzos de la dependencia están enfocados al robo a transeúnte, cuentahabiente, casa-habitación, negocio, transporte público, así como contra el narcomenudeo, y destacó que en lo que va del año se han decomisado más de cuatro mil armas de fuego en hechos delincuenciales de las cuales 771 son armas réplica, “la importancia de que se pueda legislar este tema es que la autoridad se apoye en la ley para sacar de circulación las armas réplica y hechizas”.

Mientras que el abogado de la CDMX, Edmundo Garrido Osorio, celebró la presentación de la iniciativa ya que es una herramienta importante para quienes se encargan de procurar y administrar la justicia, “en el tema de las armas réplica, la valoración que se da actualmente como medio para cometer el delito es cultural, no jurídica, porque a lo único que los jueces le dan valor como medio de violencia es el arma de fuego”.

Explicó, “la iniciativa busca dar certeza a la población sobre la valoración y sanción del delito, porque causa el mismo impacto un arma de fuego relacionada con una conducta de carácter patrimonial, como es el robo, a un arma réplica usada para intimidar, ya que la víctima no sabe si se le va a privar de la vida o simplemente se le va a provocar temor”.